investigaciones especiales

Braskem-Idesa tendrá cero descargas de aguas residuales al Río Coatzacoalcos

Roberto Bischoff, director general de Braskem Idesa. Y Cleantho Leite Filho, director comercial y desarrollo de negocios del corporativo mexicano-brasileño.

Etileno XXI contará con un sistema de albercas para captar el agua de lluvia y así destinarla a usos industriales.Se economizaría el consumo del vital líquido. Braskem-Idesa pretende utilizar 2 mil metros cúbicos de agua por hora en el proceso de producción de las plantas.

Coatzacoalcos, Ver.- Con una inversión de 120 millones de dólares en equipamientos para plantas de tratamiento, Braskem-Idesa tendrá cero descargas de aguas residuales industriales contaminantes al río Coatzacoalcos, informó Roberto Bischoff.

El director general del corporativo Braskem Idesa dijo que el complejo petroquímico que se construye en Nanchital, Etileno XXI, cumplirá toda la normatividad de uso de agua para consumo industrial con la legislación mexicana actualizada hasta el año 2018.

«Somos la única industria adaptada a la legislación de aguas industriales 2018. Con toda tranquilidad, podemos decir vamos a devolver el agua al río Coatzacoalcos con mucho mejor calidad de la que la captamos», explicó el director general del Corporativo.

Roberto Bischoff reconoció que el único impacto ambiental que podría general las plantas de Braskem-Idesa sería por la generación de CO2, por la emisión de gas ya que en el funcionamiento de las plantas hay quema de combustibles fósiles para generación de calor.

Sin embargo, aclaró que Braskem-Idesa cuenta con la tecnología más moderna para generar los niveles más bajos posibles de emisiones de bióxido de Carbono, CO2,

“La producción de polietileno es una producción muy limpia, no tenemos ningún residuo peligroso. Es un proceso de producción muy bien controlado”, dijo el empresario brasileño.

Vista áerea de las secciones industriales que conforman el proyecto petroquímico Etileno XXI ubicado en Nanchital, Veracruz.

Vista áerea de las secciones industriales que conforman el proyecto petroquímico Etileno XXI ubicado en Nanchital, Veracruz.

CERO DESCARGAS AL RÍO

De acuerdo a Michael Castillo, superintendente de servicios de Braske-Idesa, el complejo petroquímico Etileno XXI que se construye en Nanchital contará con albercas instaladas para captar agua de lluvia y sea utilizada en los procesos industriales, así se economizaría el consumo del vital líquido.

Se pretende que el 1 % del consumo de agua para uso industrial sea captada de las precipitaciones pluviales, añadió

Las plantas industriales de Braskem-Idesa tendrá un consumo de  2 mil metros cúbicos por hora, proveniente del acuífero que alimenta a las demás industrias: la presa Cangrejera.

Además, será reutilizada el 53 % del agua usada en la Torre de Enfriamento -que sirve para remover calor durante el proceso de producción, con agua fría.

Michael Castillo aseguró que habrá descarga cero de aguas industriales residuales al río Coatzacoalcos ya que previamente serán tratadas con un sistema de aire y bacterias.

«Los afluentes los dividimos en 2 secciones, efluentes aceitosos que son los efluentes que tienen carga orgánica. A estos les retiramos el aceite a través de unos procesos y posteriormente se les da un tratamiento con aire y bacterias aerobias, que consumen aire, se comen toda la materia orgánica que al final de todo ese proceso, se clarifica, se le da más pureza al agua y se puede volver a reutilizar al interior del complejo», explicó el trabajador.

La otra sección de efluentes es la de agua para re-uso, que no contiene materia orgánica pero tiene sales: proviene de la purga de torre de enfriamento.

«Toda esa agua se eliminan esas sales a través de un proceso de ultrafiltración; se pasan a través de filtros muy chiquitos para eliminar las sales y después por membranas de intercambio iónico para darle el requerimiento y volver a utilizar esa agua», concluyó.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: