investigaciones especiales

Dique Seco, entre el abandono cultural e industrial

La obra del dique seco es impresionante. Mide 451 metros de largo por 262 de ancho y alcanza los 14 metros de profundidad.
Se localiza entre la congregación de Allende y la Laguna de Pajaritos, frente a la ciudad de Coatzacoalcos, a la orilla del río.

El dique seco de Coatzacoalcos está abandonado; se prometió ahí construir un astillero y tanto la obra del túnel como del dique está paralizado. Pero también esta obra representa un pedazo de historia olmeca: ahí se encontraron valiosos vestigios olmecas que dan un giro a la antropología del sur de Veracruz

por Pedro Cayetano & Jorge Cáceres

Coatzacoalcos, Ver.-  En ese sitio se construyeron las secciones del túnel sumergido que hoy por debajo cruza el río el río Coatzacoalcos.

Ver el agua, es difícil imaginar que allí existió un puerto pesquero, fluvial y marítimo, prehispánico desconocido.

El lugar eran médanos. Para construir el dique se movilizaron un millón doscientos mil metros cúbicos de tierra.

Para cuando la supervisión arqueológica se realizó, ya se habían excavado unos 8 metros de profundidad. La afectación del sitio fue irreversible.

Metros abajo, sepultada por lodo y agua quedó la historia milenaria de pueblos prehispánicos aún no identificados del todo, en el Sur de Veracruz.

Estas son las piezas arqueológicas encontradas en el dique. Vasijas de barro olmeca.

Estas son las piezas arqueológicas encontradas en el dique. Vasijas de barro olmeca.

Investigadores consideran que en ese lugar hubo un importante puerto costero que funcionó ininterrumpidamente durante unos mil 400 años.

Era un pueblo de pescadores y artesanos, tuvieron casas con techos de palma y paredes de barro quemado revuelto con pasto y estructura de carrizo.

Al parecer se establecieron en barrios. Una parte, la más cercana al río, parece ser el área comercial o de intercambio, mientras que las orillas de la antigua laguna tuvieron talleres para el tratamiento del chapopote, quizá talleres de cerámica, lascas de serpentina y muchos contrapesos de redes.

Lo más espectacular fue la confirmación de investigadores, que el chapopote se usaba para impermeabilizar los cayucos o canoas.

Se hallaron dos moldes de cayucos, de más de cinco metros de largo y otro que rebasaba los 7 metros de longitud. Los cayucos tienen una antigüedad de al menos de 1.500 años.

Con el paso del tiempo la madera desapareció, pero la impronta formada por el chapopote que se usó para impermeabilizarlo aún se conservaba.

A esto, surge la interrogante. ¿Este puerto sirvió como escalas en el comercio prehispánico entre la Península y el Altiplano?

Se encontraron, una gran variedad de cerámicas, locales, de la sierra de Soteapan y de los Tuxtlas; restos de vasijas mayas, teotihuacanas, y totonacas.

Se hallaron igual toneladas de conchas marinas, de almeja y de ostión; huesos de grandes pescados y de manatí; miles de contrapesos de redes de pescar; grandes cantidades de chapopote; figurillas de barro; restos de molienda; artefactos de obsidiana y de piedra verde, probablemente serpentinita.

Más de 3 mil años de antigüedad, las piezas encontradas en el dique seco.

Más de 3 mil años de antigüedad, las piezas encontradas en el dique seco.

El 4 de octubre del 2007, la Compañía Constructora Túnel de Coatzacoalcos COTUCO avisó al Instituto Nacional de Antropología e Historia INAH el hallazgo de elementos arqueológicos durante las excavaciones para la construcción del Dique Seco.

Los trabajos en campo del INAH iniciaron el 22 de octubre 2007, y el 22 de diciembre de ese año concluyeron las excavaciones en el Dique Seco.

Se obtuvieron varias toneladas de vasijas de barro, decenas de figurillas zoomorfas y antropomorfas, algunas completas y otras rotas. También se encontraron varias vasijas completas y semicompletas.

Hubo rastros polen y floración. Huesos de diferentes animales y restos vegetales aún por identificar. Piedra tallada. Algunos son típicamente olmecas, y del clásico temprano o medio.

Ciertos lingüistas, postulan que los grupos zoque, mixe y popolucas descienden de los olmecas. De ser así, quizá se estaría en posición de definir arqueológicamente a los popolucas, el grupo indígena más representativo de la región, de cuyo pasado prehispánico se ignora todo.

Se encontraron bloques de piedra verde procedían de las montañas de Oaxaca. Obsidiana, provienen de diferentes fuentes, especialmente del Pico de Orizaba y Pachuca.

Encontraron navajas, buriles, puntas de proyectil, núcleos y lascas sin analizar. Se hallaron muchas de las figurillas, son silbatos y ocarinas, y abundan una especie de flautas y trompetas elaboradas en barro cocido.

Representan varios tipos de aves y herbívoros, aunque también hay figuras humanas, varias de las cuales representan difuntos.

Se prometió construir un astillero al lado de los muelles de Protexa; en el dique.

Se prometió construir un astillero al lado de los muelles de Protexa; en el dique.

Hay algunas figurillas que muestran el símbolo del caracol cortado, representación abstracta de Quetzalcóatl.

Concluyen que el sitio afectado por el Dique Seco se viene a sumar a la serie de sitios costeros aún por estudiar. Zonas arqueológicas como Tonalá, Loloma, El Volador, Piedra Labrada, Zapoapan, Perla del Golfo, Arrecifes y Toro Prieto, debieron funcionar como puertos marinos que tuvieron una comunicación continua durante varios siglos.

Con la construcción del dique el sitio arqueológico prácticamente desapareció este caserío precolombino, y sólo se conservamos las evidencias de su riqueza y profundidad temporal.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: