investigaciones especiales

Migrantes acusan a sus agresores; narran el baño de sangre a policías

Luego de la balacera, acudieron las fuerzas de tarea y cruz roja para atender a los heridos.

«No podíamos oponernos porque nos mataban», relata uno de los indocumentados que estuvo en la balacera y asesinato al bordo de La Bestia

Texto y Fotos.- Juan Carlos Angulo

Las Choapas, Ver.- Indocumentados armados con pistolas sembraron el terror en el ferrocarril de la empresa “Ferrocarriles del Istmo de Tehuantepec S. A de C. V.”.

En la madrugada del pasado jueves, empezaron a cobrarles a sus propios paisanos, esto por viajar en “La Bestia”, por lo que al oponerse dos de ellos a no darles dinero, un menor de 13 años de origen guatemalteco e integrante de la banda de ladrones, agarró una pistola y decidió acabar con la vida de uno de los centroamericanos e hirió a otro más que se encuentra delicado de salud y está internado en un hospital de Villahermosa, Tabasco.

Estos hechos ocurrieron a la altura del poblado Francismo Martínez Gaytán en el kilómetro 91 de las vías del ferrocarril, ubicadas en Huimanguillo, Tabasco.

Los hechos sangrientos ocurrieron entre las 1 y 1:30 horas del pasado jueves, cuando 8 indocumentados de pronto salieron de uno de los vagones y empezaron a realizar tiros al maquinista.

El chofer entonces disminuyó la velocidad de “La Bestia” y empezaron a cobrarles cuota a los migrantes que viajaban ahí.

Uno de ellos de nombre Ricardo de Jesús Amaya Joya, de origen hondureño, se opuso y el menor de nombre Fernando Gómez Munguía, al ver que oponía resistencia, decidió asesinarlo de dos balazos en la cabeza y a otro más que responde al nombre de José de Jesús Alberto Pineda, lo hirió también por lo que este último se encuentra internado en un nosocomio de la capital tabasqueña.

El tren con los agujeros de bala de los agresores, una banda dedicada al secuestro y extorsión de migrantes.

El tren con los agujeros de bala de los agresores, una banda dedicada al secuestro y extorsión de migrantes.

Al ver que uno había sido asesinado y otro más herido de bala y tirado en el poblado Gaytan, los demás migrantes decidieron “cooperar” y entregaron el dinero a los delincuentes, por lo que el ferrocarril siguió su marcha y al llegar a la estación de Tancochapa, el maquinista decidió dejar la unidad abandonada y salir huyendo, ya que dijo que le habían disparado.

Ante eso, se empezaron a hacer las investigaciones y llegaron la policía municipal, la policía estatal, la AVI y funcionarios municipales, entre ellos el presidente municipal Miguel Ángel Lendechi Ochoa, por lo que los migrantes no querían revelar el nombre de los delincuentes que estaban escondidos entre ellos mismos, esto por el temor de que les fueran a hacer algo, sin embargo uno de ellos, se armó de valor y delató a uno de ellos y de ahí los demás empezaron a delatar a los demás, siendo ocho los migrantes detenidos.

Asimismo, en la requisa, las corporaciones detuvieron a siete policías auxiliares del estado de México, quienes se dedican a cuidar las vías del ferrocarril, aunque dos de ellos fueron señalados directamente por los migrantes hondureños de ser cómplices de los migrantes delincuentes, como son Edwin Ordoñez Hernández y Armando González Villalobos, quienes negaron los señalamientos, pero fueron detenidos.

En la requisa, los policías estatales y municipales, también detuvieron a un maquinista, al jefe de trenes y a un garrotero, por lo que en total hay detenidos un total de 18 personas detenidas, las cuales serían puestas a disposición de la Agencia del Ministerio Público del estado de Tabasco, ya que en esa entidad ocurrieron los hechos.

Por su parte, los poco más de 300 migrantes que viajaban en el tren, en su mayoría hondureños, fueron trasladados a un albergue ubicado en la congregación de San José del Carmen, en donde el gobierno municipal les otorgó alimentos y agua, ya que ellos manifestaron que su plan es volverse a ir en el tren, porque su meta es llegar a Estados Unidos.

SE REPORTAN POR TELEFONO CON SUS FAMILIARES

Varios migrantes relataron los momentos de angustia que vivieron y ya más tranquilos, con teléfonos celulares que les prestaron funcionarios municipales, se reportaron con sus familiares.

Luis Alfonso Fajardo de 38 años, de origen en Honduras, de ocupación comerciante, quien relató “Nos quitaron el dinero, a mí me pusieron la pistola, pensé que me iban a bañar, yo dejé tirado a mis cinco hijos”, comentó.

Muchos indocumentados decidieron huir del lugar del crimen; en vez de declarar a las autoridades. Siguen su camino a los EUA.

Muchos indocumentados decidieron huir del lugar del crimen; en vez de declarar a las autoridades. Siguen su camino a los EUA.

Al preguntarle si estaba arrepentido de viajar La Bestia, dijo ”Pero que puedo hacer, porque mis hijos me esperan, yo era comerciante, el dinero no alcanza, de la noche a la mañana tomé esta decisión, lo hice pensando en darle una mejor vida a mis hijos”

Asimismo comentó que le avisó a su hermana de que estaban bien y que el gobierno de México los estaba apoyando y reconoció que es la primera vez que viaja en el tren y primera vez que sale de su país, pero no se iba a regresar, ya que su objetivo es llegar a Estados Unidos para poder mandarle dinero a su familia y no importa el riesgo y sentenció Lo importante es que estoy vivo, aunque charoleando como por ahí dicen vamos a sobrevivir, nos recuperemos un rato, ya que no hemos comido desde ayer y el alcalde nos dijo que nos va a apoyar.

Sobre la mala experiencia vivida, relató:

“Nosotros mirábamos el otro vagón, el vagón venia corriendo suave, después lo pararon, venían quitándonos todo, a las mujeres tocándoles su partes y no podíamos oponernos porque nos mataban, el chamaquito el que se llevaron, ese traía una 22 y fue el que dio la orden y justiciaron a uno enfrente de una chamaquita chiquita y a otra muchacha que la salpicaron de sangre”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: