Quizá llegue el día en que sea prohibido respirar aire libre pasearse y hasta conversar con un amigo sin permiso de autoridad competente.
El Matadero, Esteban Echeverría