Se quedaron sin hogar tras sismo devastador

Terremoto en México.

por Daniel Torres / Enviado Especial

Juchitán, Oaxaca.- Entre el polvo de los escombros, Sofía busca las pocas pertenencias que pueda rescatar de entre lo que alguna vez fue su hogar, sobre la calle Independencia en el poblado de Asunción Ixtaltepec.

Algunos trastes, zapatos empolvados y libros de la escuela de sus hijos es parte de lo que ha logrado sobrevivir a la catástrofe.

Bajo un pesado trozo de viga halla una olla con mole echado a perder, mismo que la noche del jueves había hecho, pues se dedica a la venta de comida como sustento de su hogar.

“Esa noche el perro comenzó a la ladrar muy desesperadamente y yo sali al patio a verlo, y fue cuando comenzo a temblar, como pude levante a mi marido y mis niños y apenas logramos salir, por poco nos cae la casa encima”, relata con sosiego, pues sabe que las cosas pudieron ser peor para ella y lo suyos.

Terremoto en México-

Apuradamente limpia sus zapatos del polvo y se los pone, dirigiéndose al panteón de la localidad, pues en esos momentos el cortejo fúnebre de uno de sus familiares se dirige a dar el ultimo adiós.

De la mano de sus hijos camina presurosa, el estómago le ruge, implorando alimento, pero no hay que comer. Ella y pequeños hijos tienen hambre.

Tiendas y locales cercanos fueron también devastados, y los pocos que quedaron de pie, están cerrados, resguardando celosamente la mercancía.

A más de dos días de la tragedia, El poblado aún sigue olvidado por las autoridades. No llega la ayuda, nadie ha llegado a preguntar como están, que necesitan.

A tan solo 10 minutos de Juchitán, Asunción Ixtaltepec fue olvidado, aun cuando tan solo aquí 12 personas murieron tras ser aplastadas por sus viviendas, otras cientos de casas más se vinieron abajo, dejando a muchas familias al desamparo total.

La tristeza se siente en el aire, y aunque el sol abraza la piel con fuerza, el silencio que hay aqui es tan sepulcral, que hiela la sangre.

A lo lejos, por el unico acceso que aun funciona viniendo de Juchitán, un pequeño convoy del ejercito arriba, recorre el pueblo apenas evaluando los daños, bajan, toman algunas fotos, y se retiran, dejando a los pobladores con una sensación de vacio.

La situación es la misma para las decenas de poblados aledaños. No hay comida, no hay agua. La desesperación comienza a invadirlos.

“Nadie ha venido a ayudarnos, ni el alcalde ha venido a ver como estamos, nadie lo ha visto, solo esta preocupado por su gente, a nosotros que nos lleve la chingada”, dice exaltada doña Candelaria, mientras sostiene a su nieto, de escasos meses en sus brazos, mientras su esposo y su nuero buscan entre los restos de su casa algunos trapos que ponerse, algo que les ayude a sobrellevar los días, en lo que quizá alguien llega con ayuda.

Mateó, su nieto mayor de penas 4 años, ayuda a su padre y abuelo a buscar, levantando algunos pedazos de madera, por primera vez en su vida, sabe lo que es el hambre y estar al desamparo.

Se estima que tan solo en la región de Oaxaca, el sismo dejó afectaciones en 42 municipios, dañando mas de 7 mil inmuebles y dejando al desamparo a cerca de 6 mil habitantes y decenas de muertos y desaparecidos.

Las autoridades aún planean una estrategia para tratar de resarcir los daños, calculados en varios millones de pesos.

_MG_2353

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: