2018: la tormenta que viene

por JORGE CÁCERES

ROMPEOLAS

Estamos a solo unos días de los cambios de gobiernos municipales en el estado, y lo que todo parecía que sería una transición pacífica en las administraciones de los Ayuntamientos, se está convirtiendo en visos de tormenta. Al menos así ocurre en esta zona sur.

Jorge Cáceres, subdirector editorial de El Heraldo de Coatzacoalcos y director de Costa Veracruz.

Por vez primera veremos cómo gobierna Morena en Veracruz en zonas núcleo, de influencia política importante como son las cabeceras municipales. Tendrán esa oportunidad de salir airosos o derrotados por la realidad veracruzana. Porque no es lo mismo criticar, pugnar con fines electorales, a servir con utilidad en la administración pública municipal a favor de una población tan plural y heterogénea como la hay en el estado. Estarán gobernando en la célula más básica de la estructura político-social: los municipios.

Hasta ahora, Morena en el ejercicio público solo ha demostrado ser gestor y partícipe de los debates parlamentarios en las Cámaras, en el Congreso. Ahora es cuando realmente ejercerá el poder y el servicio público en localidades donde los problemas que se padecen son los mismos que ellos como partidos han criticado tanto como una izquierda (¿conservadora ahora en alianza con el PES) Es decir, ahora les tocará a ellos resolver los conflictos que por años dejaron crecer los anteriores gobiernos.

No será tarea fácil.

Esta vez no nos podrán vender ilusiones o esperanzas que más bien son espejismos. Los munícipes se enfrentan a una misma realidad y esta realidad es que no hay dinero suficiente. Y esta verdad es tan atroz y perjudicial como el flagelo de la corrupción. Los municipios siguen dependiendo en la mayor parte de sus recursos de las partidas presupuestales federales y ministraciones que les otorga el Gobierno Estatal, que por cierto, es rival en la arena política en la que se ha enfrascado el PAN y Morena.

Los municipios solo cuentan con sus ingresos propios como son servicios municipales y el cobro del predial, pero que tiene que ser autorizado por el Congreso. No hay de otra, los Ayuntamientos no pueden inventar nada nuevo al menos en materia económica, en las finanzas públicas… tendrán que hacer uso de la tijera, recortar gastos, recortar plantilla, recortar, recortar, y esto significa: menos obras y acciones para su pueblo.

Tanto en Coatzacoalcos así como Minatitlán, no podrán tener mucho margen de maniobra al menos en lo que es obra pública. Los ediles electos tendrían que hacer prácticamente un milagro financiero para poder traducir su administración en logros concretos. O recurrir a organismos internacionales de ayuda para un rescate financiero.

Funcionarios electos de esta región nos han confirmado que los alcaldes de Morena en la zona sur tienen una misma consigna impuesta de las más altas esferas de mando: reducir la plantilla laboral de los Ayuntamientos en cuanto a personal de confianza; disminuirla hasta en un 50% para tener un ahorro interno. Sin embargo, con menos personal de confianza ajustarían mejores salarios, ya que una parte de los sueldos de los funcionarios se destinarían como donación a financiar los proyectos de Andrés Manuel López Obrador, específicamente a las Universidades de Morena. Veremos si estos modelos de gobierno serán llevados a cabo en los próximos años, porque recordemos que aunque Morena obtuvo las alcaldías más importantes, los ediles tendrán que negociar con los regidores de oposición, en este caso PRI y PAN. Cierto, Morena ha ganado terreno de manera impresionante en el sur, pero ni el PRI ni el PAN están muertos y estos partidos serán oposición. La única salida ante esto es el diálogo.

Dialogar, pactar, construir acuerdos. Se escribe y se lee muy fácil, pero traducido en la política no es así. Al menos en lo que es el tema de SEGURIDAD, ya los ediles de Morena han expresado que

no aceptarán la Policía Municipal a menos que el Gobierno Estatal les otorgue recursos financieros que antes gozaban cuando no estaba operante el esquema del Mando Único. El tema de seguridad se ha convertido en un punto de fractura y discusión entre los ediles de Morena con el Gobierno del Estado.

Y en medio de esta pugna, en medio de esta tormenta, el pueblo queda inerme ante el alza delictiva. ¿Cuántos ejecutados más, cuántas víctimas más, hasta que por fin el Gobierno se pongan de acuerdo en esta materia? Veremos. 2018, bienvenido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: