Mundo Nuevo evidenció la pobreza de los niveles de Gobierno

ROMPEOLAS

 

por  J O R G E    C Á C E R E S

Lo diremos en pocas líneas y con mucho menos vocablos: el operativo de seguridad y pacificación en Mundo Nuevo fue un vergonzoso y rotundo fracaso de todas las autoridades de Gobierno: un indiciado de delito fue hecho víctima… y las víctimas, convertidas en agresores, enemigos de la Ley.

Mundo Nuevo fue anoche el Mundo Al Revés.

Jorge Cáceres, periodista.

Todo comenzó cuando los pobladores de Mundo Nuevo acusaron a un profesor de escuela primaria del posible delito de pederastia, de abuso sexual contra una niña de 10 años. El maestro de la primaria Benito Juárez (nombre del héroe nacional muy admirado por Andrés Manuel López Obrador) fue retenido dentro un salón de clases, custodiado por elementos de la Policía Naval, ante la amenaza de sufrir linchamiento ante una turba enardecida que lo esperaba afuera del aula para hacerse justicia por su propia mano.

Los lugareños de Mundo Nuevo – hartos quizás ya de tanta delincuencia e impunidad, hartos quizás también de los fracasos de los operativos policiacos y de las palabras y promesas vacías de la clase gobernante-ahora solo parecían creer en la Ley del Talión y ver saciada su sed de sangre y deseos de venganza contra aquél profesor a quien seguramente consideraban un monstruo, que simbolizaba probablemente el rostro de la delincuencia que ha sufrido su congregación bajo total impunidad.

Las estrategias de pacificación y diálogo no resultaron; la turba enardecida ya había emitido su propia sentencia, su propia condena. Exigían que se les entregara al infractor, al maestro retenido dentro el aula, para ejecutar con sus propias manos, el castigo que merecía, un castigo dictado por el mismo pueblo de Mundo Nuevo… así, sin ninguna intervención del sistema judicial mexicano, sin ningún proceso legal correspondiente. ¿Para qué?, seguramente decían. Si después salen libres.

Tras varias horas de retención del maestro contra su voluntad, cada minuto evidenció el precarismo, la pobreza, la ineptitud e ineficiencia de los actuares del Gobierno Estatal y Municipal ante condiciones de crisis.

La dilación de la justicia de una Fiscalía incapaz de ejecutar una aprehensión ante una posible comisión de delito y unas fuerzas policiales cuyos procedimientos operativos para la extracción o rescate del profesor acusado por violación, nunca obedecieron conforme a principios de seguridad pública, al código de procedimientos penales y en respeto a los Derechos Humanos.

Con incendio de varios vehículos, 3 personas heridas de bala y varios intoxicados por gas lacrimógeno fue como así concluyó este jueves de conflicto en Mundo Nuevo donde sus habitantes estuvieron a punto de linchar a este maestro acusado de abuso sexual contra una menor de 10 años.

Esta situación crítica reveló el grado de incompetencia de los uniformados que respondieron con fuego y balas, la agresión a pedradas de la gente. La contingencia exhibió la ineficacia de la actual clase política, tanto del PAN como de Morena, que no está preparada para resolver situaciones de esta naturaleza. ¿Qué podemos esperar de futuras emergencias? Las expectativas son pobres con este antecedente.

Al propio padre de la niña que supuestamente sufrió la violación, le dieron un balazo “seguramente por andar de revoltoso”, supongo. Este señor, padre de la menor, no solo tendrá la marca en su alma de que a su niña la violaron sino que tendrá en carne propia la cicatriz indeleble del orificio de bala perpetrado no por zetas ni jaliscos, sino por los mismos policías navales que supuestamente son los encargados de observar, vigilar y garantizar la paz social y seguridad de la población.

Mientras que el presunto violador salió ileso de la contingencia… el padre de la probable víctima resultó herido de sangre.

Es aberrante.

Los periodistas que hacían la cobertura trabajaron aquella noche con miedo y bajo amenaza. La gente no entendía razones. Anarquía, desorden social e incompetencia de los niveles de Gobierno y autoridades gubernamentales es lo que ví anoche desde la transmisiones en vivo de mis compañeros amigos reporteros. Aunque a los colonos de Mundo Nuevo se les privó su deseo de venganza, no pudieron contener el desquite social con el incendio de unidades vehiculares. Se respiraba un clima de tensión combinado con la acidez del gas lacrimógeno.

Esa noche los elementos de seguridad y detectives ministeriales tardaron horas para ejecutar una arresto ante probables indicios de comisión de delito … y mucho más tiempo dilataron los elementos de Protección Civil y de Bomberos para poder controlar un incendio cometido por los mismos pobladores. Cómo describir esto ¿retardados de la Ley? ¿Omisos? ¿Indolentes?

Y para colmo, desde el mismo Palacio Municipal de Coatzacoalcos salió horas después un risible comunicado de prensa del Ayuntamiento que se jactaba, pretencioso, de haber resuelto exitosamente este conflicto en Mundo Nuevo.  Un comunicado oficial ridículo. Celebraban con orgullo lo que debieran darles vergüenza. Creo que lo mejor es simplemente que se hubieran quedado callados. Como si el saldo violento con pólvora, gas y sangre, fuera la gran victoria del Gobierno morenista del alcalde Víctor Carranza. Mal los asesores del presidente y sin-vergüenza los autores de esta versión oficial adulterada.

Y el maestro… culpable o inocente, inocente o culpable. No lo sabemos con certeza. No somos juez. Le corresponderá a las autoridades judiciales. Lo cierto es que en dado caso que fueran ciertas las acusaciones contra el docente, este puede salir libre de la cárcel si es defendido por un buen abogado porque su disposición ante la Fiscalía, las agresiones que sufrió y la retención ilegal contra su voluntad dentro el aula, amenazado de muerte por linchamiento, definitivamente son constituyentes de una violación a sus garantías individuales que cuenta por el simple hecho de ser persona, de ser humano. El juez podría darle la libertad.

La ineptitud para resolver conflictos que atenten contra la seguridad pública y la paz social debiera ser motivo para la revocación de mandato.

La corrupción no solo es peculado o desvíos de recursos, sino la incapacidad de la autoridad para ejercer un gobierno al cual fue encomendado por votación popular. Y esto, frustra toda esperanza.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: