investigaciones especiales

Más de 2 mil migrantes salen de Veracruz rumbo a Puebla y la CDMX

Fatigados por la travesía, centroamericanos retoman fuerzas en diversas regiones de Veracruz; en las instalaciones de la Expo Feria de la Asociación Local Ganadera, se arremolinan alrededor de las pipas de agua del Cuerpo de Bomberos para darse un baño.

 

VERACRUZ, Ver.-

En diversos grupos, trepados en cajas de carga de tráileres y en autobuses de pasaje, más de dos mil migrantes abandonaron el territorio veracruzano para dirigirse Puebla y a la capital del país.
A las seis de la mañana, los centroamericanos retomaron su éxodo desde los municipios de Tierra Blanca, Isla, Córdoba y Orizaba hacia la frontera norte de México, donde buscarán ingresar a los Estados Unidos.

El gobierno de Veracruz no reportó incidentes en el paso de la caravana y autoridades municipales cerraron los albergues que habían inhabilitado para dar cobijo y alimentación, con apoyo de los ciudadanos.

Una de las integrantes de los grupos es Mirna Herrera, quien salió de su natal Guatemala aferrada a la fe en Dios en busca del famoso «sueño americano».

Junto a su esposo y dos hijos (uno de 3 y otro de 6 años), emprendieron el pasado 14 de enero el viaje, expulsados –dijo- de su país por la falta de oportunidades.

A más de 20 días de viaje, no se desanima. Su objetivo va más allá de llegar a Estados Unidos es construir un patrimonio, tener una casa propia y que sus hijos puedan tener un mejor futuro.

«Vamos con fe de Dios, él está con nosotros y no nos desampara», dice sonriente y su esposo está al filo de la carretera Córdoba-Veracruz donde pide raid a los automovilistas.

Desde las seis de la mañana, los contingentes comenzaron a caminar por carreteras federales y estatales. El primer grupo fue de 250 migrantes, luego otro de 500 y así sucesivamente se dirigieron a Puebla.

En Puebla, las autoridades estatales reportaron por la tarde la llegada de 550 personas provenientes de Honduras, El Salvador y Nicaragua, aunque esperaban unos mil 600 más.

El gobierno del Estado garantizó la seguridad y respeto a los Derechos Humanos de los migrantes que arriban y cruzan por territorio poblano, además de brindar la ayuda humanitaria necesaria a su paso hacia Estado Unidos.

Fueron habilitados los albergues de las parroquias «La Asunción», y «Nuestra Señora de los Desamparados», pero se tienen considerados tres más, en caso de ser necesarios: el Polideportivo Xonaca y las iglesias de Guadalupe y San Felipe Hueyotlipan.

Las tareas de atención a migrantes coordinan los esfuerzos de la Secretaría General de Gobierno y en ellas participan las Secretarías de Salud, Seguridad Pública, la Fiscalía General del Estado, la Comisión de Derechos Humanos y el Instituto Poblano de Atención al Migrante.

En tanto, la Secretaría de Salud comenzó a brindar atención médica gratuita, la mayoría por afectaciones a las vías respiratorias, agua potable y kits de aseo personal, entre otros servicios.

Personal de la Comisión de Derechos Humanos de Puebla, en coordinación con personal de la Subsecretaría de Prevención del Delito de la SGG, vigilan que el trato a los migrantes sea cálido y respetuoso de sus Derechos Humanos y garantías individuales.

Tras caminar ocho horas, los más de 2 mil migrantes centroamericanos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: