investigaciones especiales

La libertad de expresión no solo es un Derecho, es una responsabilidad: Jesús Lemus

FLUVIO MARTÍNEZ, JESUS LEMUS Y JORGE CÁCERES

 

El periodista de investigación, autor de Los Malditos y México a Cielo Abierto, llega a Coatzacoalcos para impartir un ciclo de conferencias a invitación de Fluvio César Martínez, candidato de la planilla roja a la directiva de la APEC.

 

por JORGE CÁCERES

 

COATZACOALCOS, VERACRUZ

Para ejercer su derecho a la Libertad de Expresión, el periodista Jesús Lemus pagó un precio muy alto: su misma Libertad.

JESUS LEMUS CON FLUVIO MARTÍNEZ

Jesús Lemus estuvo en la cárcel, en el penal de Puente Grande, durante 3 años y 5 días acusado de los delitos de Delincuencia Organizada y Fomento al Narcotráfico durante el mandato del ex presidente Felipe Calderón.

Pero realmente él lo único que hizo fue señalar los vínculos existentes entre la hermana del ex presidente, la familia Calderón, con sus relaciones con el Cártel de la Familia Michoacana.

Pagó con la cárcel su osadía de meterse con esa clase política, aunque fue condenado a 20 años en el penal, el tiempo le dio la razón a Jesús Lemus quien finalmente salió de la cárcel, completamente exonerado, inocente.

“Lo que más me impactó en mi vida periodística es haber estado preso”, explica en entrevista, durante su visita a Coatzacoalcos para impartir una conferencia magistral y taller, invitado por la planilla roja de la APEC que encabeza el comunicador Fluvio César Martínez.

“Yo siempre he ejercido el Periodismo sin mayor limitante más el que establece por la Ley”, añade.

“Haber sido preso, desde mi  experiencia con la cárcel redacté mi primer libro Los Malditos, que habla de una crónica periodística adentro de la prisión acerca como viven los criminales más importantes del país”.

Ahí, en cautiverio, conoció a los delincuentes más importantes de México: a Rafael Caro Quintero, el Mochaorejas, el asesino de Luis Donaldo Colosio, el asesino del Cardenal Posadas Ocampo, el asesino de Ruiz Massieu, a los Beltrán Leyva.

FLUVIO MARTÍNEZ, JESUS LEMUS Y JORGE CÁCERES

“Yo ya no los veía como criminales, yo los veía como hermanos dentro de la celda”, explica.

En su libro Los Malditos, cuestiona el sistema de readaptación social en el centro penitenciario mexicano.

“El hecho de haber estado viviendo con ellos en la cárcel, en las mismas condiciones: con privaciones del sueño, de falta de comida, carencia de espacios, golpizas. Yo ya no entendía las razones de su delincuencia ni las razones de su crimen. Simplemente mis compañeros eran personas que tenían Derechos y que de alguna forma el mismo Estado se los estaba violentando”, revela.

Jesús Lemus llega a la conclusión acerca las garantías individuales:

“Los reos, aún los más acusados de los peores asesinatos como el caso del asesino de Tlalpan – que mató a una familia completa- ellos tienen Derechos…  a final de cuentas porque vivimos en un Estado de Derecho”.


LIBERTAD RESPONSABLE

Jesús Lemus es un periodista de investigación que tiene 30 años ejerciendo el periodismo. Es originario de Michoacán. Ha sido reportero, Jefe de Información, Editor. Y hasta empresario de la comunicación. Fundó su propio medio de información y labora como freelancer en diversos medios estatales y locales en diversas entidades.

Estará este viernes y sábado desde las 10 horas impartiendo una conferencia magistral en los salones de la CANACO Coatzacoalcos.

Se trata de ponencias y talleres magistrales abiertos al público y completamente gratuitos, pero orientado a los integrantes de la Asociación de Periodistas de Coatzacoalcos APEC que en abril renovará su directiva.

Todos están invitados.

“Para hacer un periodismo fidedigno, realmente informativo, no depende de una Ley o de un fondo de ayuda”, menciona.

“Depende de la voluntad de los propios periodistas. Recordemos que el Periodismo que estamos haciendo, va a ser la Historia de mañana. Estamos escribiendo la Historia y eso a veces no lo vemos”, insiste.

En entrevista con este reporte, amplía acerca este oficio: “El periodismo no es un empleo, el periodismo es un hábito, es un Apostolado. Si no lo asumes con ese sentido estoico, con la palabra apostolado, no aspires a ser periodista. Mejor haz publirrelaciones”, sentencia.

Dice que a pesar de los avances en medios digitales, en México sigue habiendo censura. Fue despedido injustamente en Reporte Indigo porque no quiso adulterar un trabajo acerca la corrupción de inversiones de Carlos Slim en el sector minero.

De ahí, sus libros ya no se venden en Sanborns ni en las grandes cadenas, “me están obligando a la estrechez económica”.

Reconoce el avance vertiginoso de las redes sociales, pero no las considera un medio de comunicación.

“¿Cómo se puede competir con las redes sociales? Solo haciendo un Periodismo de mejor calidad. Sí es cierto que las redes sociales han hecho más huevón al lector, porque el público ahora quiere informarse con solo un tweet y quieren saber todo tan solo con unos cuantos caracteres y eso no es periodismo”.

“Los periodistas no hablamos en las redes sociales, los periodistas tenemos nuestra voz en los medios de comunicación. Ese es nuestro espacio, ese es nuestro canal… nuestro conducto para llegar a la gente. No confundamos el medio con las redes sociales, a veces ocupamos solo el vínculo con las redes sociales”.

Las redes sociales le han dado capacidad a los idiotas, parafrasea a Umberto Eco. El es un tradicionalista de los medios impresos, en especial de la industria editorial.

“La gente opina no porque tenga algo qué decir, sino porque pueden decirlo. Es una realidad de las redes sociales. Las redes sociales en sí no están aportando nada”, dice.

“Que el grueso de la población tenga acceso a las redes sociales es un peligro para nosotros y como sociedad implica un retroceso porque lejos de garantizar el ejercicio periodístico esta privilegiando una libertad de expresión mal utilizada por la sociedad”, acusa.

La libertad de expresión no solamente es un derecho también es una responsabilidad, resume. “¿Cómo manejas tú, tu libertad de expresión”, finaliza.

“Muchos periodistas nada más publican los que les conviene, creo que a ellos también debería aplicarles una norma moral para que publiquen todo lo que saben”.

LEMUS

FLUVIO MARTÍNEZ, JESUS LEMUS Y JORGE CÁCERES

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: