investigaciones especiales

México celebra así el Día de Muertos

Aspectos de la tradición de visitar el panteón para recibir a los difuntos de acuerdo a la costumbre purépecha en la ribera del lago de Pátzcuaro. Foto: Agencia EL UNIVERSAL/EELG

 

Se trata de una tradición mestiza; hoy es patrimonio de la humanidad protegida por la UNESCO

587758_1wcfh0wu3_

Cada año, a finales de octubre y principios de noviembre, México se llena de fiestas dedicadas a los muertos, con altares donde no falta el pan de muerto, la calabaza en tacha, frutas diversas, dulces típicos y platillos que en vida fueron de la preferencia del difunto.

Esas ofrendas, que son una tradición que proviene de las culturas indígenas y se adornan con flor de cempasúchil, papel picado, velas, calaveras de azúcar y sahumadores donde se quema copal, fueron inscritas hace 11 años en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

Desde 2008, el organismo reconoció como Patrimonio Cultural Inmaterial a esta fiesta anual que representa el reencuentro sagrado del ser humano con sus ancestros muertos.

De acuerdo con las creencias populares, el día 1 de noviembre se dedica a recordar a los “muertos chiquitos”, y el día 2, a los fallecidos en edad adulta.

Para facilitar el retorno de las almas a la tierra, las familias hacen “caminos” de pétalos de flores de cempasúchil donde colocan velas y ofrendas que van desde la casa al cementerio, donde también se adornan las tumbas.

Las fiestas dedicadas a los muertos están profundamente arraigadas en la vida cultural de los pueblos indígenas de México.

Esta fusión entre ritos religiosos prehispánicos y fiestas católicas permite el acercamiento de dos universos, el de las creencias indígenas y el de una visión del mundo introducida por los europeos en el siglo XVI, expresiones que muestras la pluralidad étnica, cultural y lingüística del país.

Estas expresiones populares se transmiten de generación en generación, adquieren diferentes significados de acuerdo con el pueblo o comunidad indígena en las que se realizan, pero en general significan el regreso de las ánimas de los difuntos.

Por ejemplo, en las regiones maya, nahua, zapoteca y mixteca, esta celebración tiene una relevancia muy importante en la vida ceremonial y festiva de los pueblos indígenas, así como en la identidad, cosmovisión y vida social comunitaria.

EUM20191101SOC28

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: