investigaciones especiales

Urge ayuda para ancianitos de asilos de Coatzacoalcos

ABUELITOS, EN AISLAMIENTO

Los abuelitos que viven en asilos en Coatzacoalcos están en aislamiento total por la pandemia.

Son 60 ancianos que dependen de la ayuda de asociaciones religiosas. La mayoría de ellos carecen de la pensión universal del Gobierno Federal. Necesitan alimentos.

Sus vidas dependen de la caridad y la asistencia social de instituciones. Y ahora también dependen del aislamiento, el evitar contacto con cualquier persona que pudiera contagiarlos del Covid 19.

/ Esmeralda Ventura /

Coatzacoalcos, Ver.-

ABUELITOS, EN AISLAMIENTO

En plena contingencia sanitaria por COVID-19, existe un grupo mayormente vulnerable que necesita la ayuda de la población para subsistir: son las personas de la tercera edad que se encuentran en los asilos, y que requieren seguir recibiendo donaciones para sobrellevar la cuarentena.

COSTA VERACRUZ realizó un recorrido por las casas-hogares de Coatzacoalcos que albergan a adultos mayores para conocer sus necesidades y saber las medidas que han tomado durante la pandemia para proteger a los abuelitos.

De esta manera, en las casas-hogares: Isrharai, Ríos de Misericordia, Santa Felicitas y Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, mantienen aislados a los ancianos, no permiten visitas y han suspendido algunas actividades que personas externas realizaban, para evitar que sean contagiados.

Sin embargo, aunque los albergues se encuentran cerrados, en las puertas de cada uno de ellos los encargados reciben los apoyos necesarios para que los abuelitos puedan mantenerse.

 


ISRHARAI

De acuerdo a Martha María Bouzas Jiménez, encargada de la casa-hogar Isrharai, en este lugar atienden a un total de 14 adultos mayores de 65 a 85 años, mismos que están totalmente resguardados dentro del recinto.

“Hay gente que anteriormente venía a dar pláticas de religión, a hacer oraciones, a darles fisioterapia, pero todo eso se ha detenido por el momento y las personas que han querido venir a ayudar se le atiende en la entrada, dejan sus donaciones y posteriormente cuando pase esta cuarentena, podrán visitar nuevamente el asilo”, explicó.

Debido a que la mayoría de las personas de la tercera edad están en condición de abandono, la casa-hogar vive de las donaciones; así como del pago que realizan quienes que dejan a sus familiares mientras trabajan.

“Las entradas que tenemos de los abuelitos son para pagar los sueldos, nosotros no tenemos personal voluntario entonces está destinado automáticamente para sueldos, así como para pagar el gas, la luz”, comentó Martha Bouzas.

Como varios de los abuelitos fueron canalizados por el DIF Municipal, la dependencia también les provee con alimentos y personal. No obstante, los ingresos no alcanzan y también solicitan el respaldo de la población en general.

“En este momento necesitamos verduras, carnes frías pollo y carne de res molida; arroz y frijol tenemos muchos, por lo que esos alimentos no son necesarios”, expresó la encargada de Isrharai.

Respecto a la atención médica, Bouzas Jiménez dice sentirse agradecida con la Cruz Roja, Hospital Comunitario, IMSS, ISSSTE, los cuales siempre los atienden, ya que estas personas no cuentan con seguridad social y apenas unos cuantos están incluidos en la pensión que entrega el gobierno federal.

“Hay una persona de ellos que recibe pensión, los demás estamos en trámite para ver si se logra para que tengan mejor calidad de vida, porque se trata de que estén bien en todo, limpios, que tenga un área aseada, ropa limpia, que puedan comer bien y balanceada”, puntualiza.

– Con esto del coronavirus ¿viven con miedo?.- se le cuestionó.

-“Ellos no saben (los abuelitos), es un tema que no platico con ellos, la que vive con miedo soy yo porque obviamente ellos están todo el día juntos, entonces si uno se llegara a infectar contagia a todos, yo soy la que sí estoy temerosa, tengo al personal así de que llegas y te lavas las manos, solo una persona está asignada a hacer las compras y esa persona cuando llega lava las cosas.”

Pero, para los abuelos si cambió su vida, comenta Bouzas, porque estaban acostumbrados a que vinieran instituciones a darle terapias ocupacionales, ejercicio, fisioterapia toda la semana, de repente lo dejaron de tener y ellos ahorita están desesperados.

Si desea realizar algún apoyo, puede acudir al albergue ubicado en la calle Miguel Becerril esquina Roberto Clemente, colonia Peloteros; o comunicarse con Martha María Bouzas Jiménez al teléfono 9211038165.

MARTHA BOUZAS


RÍOS DE MISERICORDIA

Por su parte, la casa-hogar Ríos de Misericordia da asilo a 8 personas de 58 a 92 años de edad, los cuales también se encuentran aislados.

Así lo dio a conocer la encargada de este lugar, la señora Mayra Cristina Rodríguez Cruz, pastora de una iglesia evangélica, quien, para generar ingresos, emprendió un pequeño negocio.

¿Cómo subsisten?

– “Primeramente, la mano de Dios sobre ellos y nosotros, así como esta tiendita, precisamente la puse para ayudarnos para la casa hogar y en la iglesia evangélica a la que pertenecemos somos pastores, y lo que la iglesia nos apoya lo enfocamos para la Casa-Hogar.”

Asimismo, añade Rodríguez Cruz, la casa-hogar recibe apoyos de gente altruista que los conoce desde hace años.
“Hay mucha gente de buen corazón, hay un grupo de personas que trabajan en Pemex y ellos juntan para una despensa cada quince días”, dijo.

No obstante, la ayuda siempre es bienvenida, por lo que en este momento de cuarentena reciben cualquier apoyo

“Si la gente desea apoyar podría colaborar con fruta porque es tiempo de calor, verduras, huevo porque está un poco caro, artículos de limpieza como cloro, pino para desinfectar porque siempre tenemos limpio”, enumeró.

Dentro de las personas que viven en Ríos de Misericordia, algunos reciben la pensión del gobierno federal y tienen servicio médico, pero la mayoría no posee estos beneficios porque no tienen papeles.

“Hay dos que sí tienen familia, están al pendiente de su familiar, nos traen apoyo económico, vienen por ellos para llevarlos a sus citas; con los demás nos apoya el Hospital Regional con los tratamientos; también el Centro de Salud de la Teresa Morales y el de la colonia Obrera”, expresó.

Mayra Cristina Rodríguez enfatizó que cada uno de los ancianos que habitan este hospicio son reportados al DIF Municipal para que les extienda un documento que avale la permanencia de la persona, la cual, si llega a fallecer y no tenía identificación, puedan arreglarles sus papeles mortuorios.

Si desea proporcionar donativos a Ríos de Misericordia, puede acudir a calle Melón S/N, colonia Almendros, o bien comunicarse al teléfono 9212280126

WhatsApp Image 2020-04-13 at 9.51.02 AM

RÍOS DE MISERICORDIA

 


SANTA FELICITAS

En el Centro de Misericordia Casa de los Abuelos Santa Felicitas, hay 13 adultos mayores entre 87 y 90 años a quienes la encargada de este sitio, Maribel Gurrión Vázquez, ya les explicó acerca de la pandemia.

“Ellos saben que están en contingencia, pero como algunos tienen demencia senil o Alzheimer, se les olvida, pero sí se les informa que no salgan hasta el portón que da a la calle, porque hay unos que sí caminan y hacen sus ejercicios aquí en el patio y podrían contagiarse”, manifestó.

Gurrión Vázquez platicó que quienes están a cargo de las personas mantienen la higiene personal, pero también ha servido de mucho durante esta cuarentena que el alcalde de Cosoleacaque ha enviado gente a desinfectar el lugar todos los días.

La encargada de Santa Felicitas aseguró que la contingencia sanitaria no ha alterado la vida de los abuelitos.

“No viven con miedo, están tranquilos y seguros, hacen sus tres comidas y se acuestan a dormir”, enfatizó.

A diferencia de los anteriores refugios, por ser una casa hogar que depende de la parroquia San José de Coatzacoalcos, la iglesia envía a la doctora Magdalena Blanco, para que los atienda.

Aunque también hacen uso del Hospital General, donde la doctora Anamía siempre les otorga una excelente atención.

Si gustan proveer con donaciones, Maribel Gurrión puntualizó que específicamente necesitan productos de limpieza, pañales y enlatados como atún y sardina, mismos que pueden ser entregados en la calle 16 de Septiembre 122, colonia Estero del Pantano, Cosoleacaque, Ver.; teléfono 9211854665.

MARIBEL


PERPETUO SOCORRO

Finalmente se acudió al asilo de ancianos de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, donde la restricción es mayor, sin permitir visita alguna, pero los abuelitos continúan con su vida normal, al realizar de manera cotidiana sus actividades internas.

En este lugar hay internados 25 adultos mayores, de los cuales algunos tienen servicio médico y pensión y los que no cuentan con aseguramiento social, son asistidos por doctores de buena voluntad que acuden a este centro.

El lugar se encuentra en Abasolo esquina Lázaro Cárdenas, colonia María de la Piedad y ellos necesitan el apoyo de la población.

Principalmente solicitan azúcar, galletas, frijol, arroz, huevo, leche deslactosada, sardina, atún, mayonesa, limón, naranja, frutas, verduras, aceite.

Cualquier información pueden comunicarse al teléfono 21 2 26 60.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: