investigaciones especiales

Reforma de Vida, regresando a los valores

/ Por Roberto López Barradas /

Hace aproximadamente cuatro años empezó esta gran aventura de ser columnista, la cual se ha convertido casi en un ministerio, e indiscutiblemente en una bendición para mí.

Ya que cada vez que tengo la oportunidad de escribir un artículo, columna, reflexión, lo hago con el discernimiento de la mente y el corazón, pidiéndole a Dios que sea Él quien guíe mis manos y mis pensamientos en ese momento, para poder transmitir un mensaje desde el corazón y no de mi vana sabiduría.

Ha sido un proyecto, un anhelo, un sueño materializado gracias al apoyo de invaluables personas que han sido muy importantes para darle forma, sentido, empuje, pero sobretodo, que han creído en un servidor, a quienes espero un día poder corresponder a su invaluable ayuda.

La principal motivación ha sido la de contribuir al mundo en la reconstrucción de una sociedad devaluada, sin valores, en la que las nuevas generaciones crecen bajo la influencia de las redes sociales y nosotros la generación de adultos, tenemos la enorme responsabilidad de transmitir principios, valores a través de una vida ejemplar.

Por ello, me gustaría compartir con ustedes parte del primer artículo que me hicieron de publicar hace 4 años, voy a hacer un para ponerlos en el contexto del tiempo, había pasado poco tiempo del gran revuelo que generó la mal llamada “Reforma Educativa” ya que el fondo tenía modificaciones en las condiciones laborales del gremio magisterial, y llamó mucho mi atención, que había muchas personas incluyendo familiares y amigos, que apoyaban fervientemente las protestas contra esa reforma, publicando cualquier texto, imagen, notas en apoyo, al mismo tiempo que compartían todo tipo de imágenes, videos un tanto obscenos, con malas palabras o hasta pornografía, lo que me llevo a reflexionar en que era había otra reforma más urgente y necesaria. Empezando por una REFORMA DE NUESTRA VIDA.

*Respetemos y amemos a nuestra familia, procurando ser el mejor ejemplo a seguir de nuestros hijos. Los maestros enseñan materias, pero en la familia, los padres enseñan y transmiten VALORES.

*Vivamos una vida responsable de nuestro comportamiento en todo momento y en todo lugar. Los niños aprenden más al observarnos que al escucharnos.

*Hablemos palabras para la buena edificación y no con malas palabras ¿Cuántos padres corrigen a sus hijos a base de insultos y groserías? Sin poder explicarse después, porque sus hijos son castigados por faltarle el respeto a sus maestros y compañeros.

*Utilicemos los medios de comunicación y las redes sociales con sumo cuidado y responsabilidad. No haciéndolo para dar paso a la maldad, a lo obsceno, lo vulgar. ¿Cuántos padres están en contra de que los nuevos libros de texto para las escuelas, vengan demasiado explícitos en cuanto a la sexualidad y la diversidad sexual? Pero ellos son los primeros en traer imágenes o videos con obscenidades y hasta pornografía, compartiéndolos de manera discrecional, sin saber quién puede llegar a verlos, pudiendo ocasionar un trauma, un desvío o una adicción a este tipo de material altamente nocivo.

*Enseñemos a nuestros hijos a ser tolerantes, generosos y gentiles con los demás, empezando con ellos mismos y con todas las personas que nos rodean. ¿Cuántos padres no se muestran tolerantes, generosos, gentiles con sus vecinos, compañeros de trabajo, empleados de comercios, autoridades, familiares o peor aún, con sus propios hijos?

*Así que, todas las cosas que quieras que los demás hagan contigo, así también hagámoslas nosotros con los demás; enseñemos a nuestros hijos a cómo tratar a los demás, porque así quiero ser tratado.

*y principalmente vivamos con Fe, mucha fe en Dios, que es la mejor herencia que les podemos dejar a nuestros hijos.

Despierta!!

BARRADAS

ROBERTO BARRADAS, columnista.


Empieza por una reforma de tu hogar y tu vida. Correo electrónico: robertlb76@hotmail.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: