investigaciones especiales

Tráfico negro de monos en la zona sur

MONOS-

Onix y Sally, monos de la especie saraguato o aulladores y Pillina, mono araña, son animales de la fauna silvestre protegida que han sido víctimas del peor depredador del planeta: el hombre.

/ Esmeralda Ventura /

Coatzacoalcos, Ver.

WhatsApp Image 2020-08-26 at 7.23.45 PM

MONOS

Ellos, junto a más animales de su misma especie o de la fauna silvestre, han sido retirados de una u otra manera de su hábitat natural para comercializarlos de diferentes formas, provocándoles daño físico y emocional.

Sally, por ejemplo, fue amagada y abandonada hace dos semanas en la playa; Onix fue entregado por la familia que lo tenía porque no podían controlarlo y Pillina recorría los cables de luz, bajaba a los restaurantes por comida y padecía convulsiones por el tipo de vida que llevaba.

Afortunadamente Onix, Sally y Pillina ya están sanos, en proceso de readaptación y sus ojos reflejan la esperanza de vivir en libertad, de integrarse a nuevas familias de su especie y reproducirse.

Ellos fueron rescatados por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y canalizados a la Comunidad en Pro de los Animales de la Calle (Cepac) de Coatzacoalcos, donde el médico veterinario, Jaime Takami Ortega, los atiende, cura, alimenta y ayuda en la readaptación.

La Cepac realiza todo de manera altruista, no recibe remuneración de ninguna dependencia estatal o federal y para continuar con la labor, necesita el apoyo de la población para seguir alimentando a los tres monos; así como a los 12 perros y 16 gatos que tienen para adopción.

WhatsApp Image 2020-08-26 at 7.23.45 PM (3)

LOS RESCATA LA CEPAC.


SIN REMUNERACIÓN

En entrevista para Costa Veracruz, el veterinario Jaime Takami Ortega explica que la Cepac, dirigida por la licenciada Carolina Castañeda Carduño, apoya sin cobro alguno en casos de maltrato animal a la Profepa, la Fiscalía General del Estado, la Policía Federal y a Protección Civil Municipal.

“Ninguno de ellos es remunerable, lo único son los aportes que tenemos de la gente que bien tienen el corazón de ayudar, y nosotros mismos que compramos el alimento, porque ellos no ven si hay pandemia o no, ellos quieren comer”, comentó.

De esta manera exhorta a la población a cooperar y llevar sus donaciones a avenida de El Faro 5 en el fraccionamiento Puerto Esmeralda o comunicarse a los teléfonos de la Cepac 921 151 0484 y 921 110 6000

“Yo lo que les pido es que nos apoyen con alimentos: un kilo de verduras, lechuga, zanahoria, pepino, mango, melón, papaya, chayote, rábano, durazno, ya que no recibimos remuneración de ninguna dependencia por la labor que realizamos.”

WhatsApp Image 2020-08-26 at 7.23.45 PM (2)


TRÁFICO NEGRO

Aparte de los casos arriba mencionados, la Cepac ha atendido otros más con historias desgarradoras.

“Hemos recibido por parte de Profepa un mono electrocutado, el cual salió adelante; también recibí dos saraguatos que estaban en estado deplorable, los tenían para explotación sexual, las hembras tenían leche, pero los colmillos estaban limados”, platicó el también perito de la Fiscalía.

Takami relató que tras el análisis que realizó de este último caso, pudo determinar que ambos monos aulladores los mantenían totalmente en confinamiento porque presentaban ectoparásitos, es decir, estaban llenos de gusanos por todos lados.

“Esos ya no se lograron, cuando me los trajeron uno venía finado y el otro tardó 15 minutos en fallecer”, expresó.

En su experiencia, Jaime Takami relata que el “tráfico negro” de los monos saraguato es muy triste porque si quieren extraer a un bebé, tienen que matar a palazos a la mamá, papá, los tíos, a todo el grupo para llevárselos.

“Recuerdo a July, es el caso más enternecedor que tuve hace alrededor de dos años, y a pesar del tiempo, cuando lo recuerdo, me da mucha tristeza y lloro, porque July llegó aquí con la columna fracturada, no movía las piernas ni la cola y fue porque fue asaltada por su hijo”
Tristemente July no pudo sobrevivir, tras dos meses de rehabilitación, falleció.

“Fue víctima de maltrato animal, el cual no solo se da en los perros y gatos, también se da en ellos y mucho”, lamentó.

WhatsApp Image 2020-08-26 at 7.23.45 PM (4)


ONIX

Onix, mono aullador o saraguato, de tres o cuatro años de edad, es un “macho mexicano”, así lo define el doctor Takami.

La familia que tenía a Onix lo adoptó como mascota cuando estaba más pequeño y descuidado; el animal vivió con ellos poco menos de un año y lo mantenían agarrado de una pechera para que subiera y bajara de un árbol.

“Pero ha pasado la pubertad, empezó a sacar su testosterona, no podía ver mucha gente, se les escapó una vez y mordió a dos personas, y en general a toda la familia, por eso lo entregaron a la Profepa y ellos lo canalizaron conmigo”, describió.

Canalizado por medio de la Profepa el doctor Takami le dio la atención requerida, y ahora está sano completamente, pero está experimentando encierro de la jaula y en este caso es un estrés constante para él.

“Está en su etapa de reproducción y le exige a Sally, pero la hembra todavía no está lista, solo está sometida, si ustedes ven, él está arriba y ella abajo, es un macho mexicano.”
Onix es inquieto, quiere abrir la ventana del cuarto donde está encerrado, quiere luz, saca las manos y jala todo lo que logre alcanzar, incluso los antibióticos que el doctor tiene en un estante y también le gusta imitar a los perros.

“Luego grita, y eso le sirve para decirle a otros machos que es su territorio, que tiene ahí su harem, el grupo de un mono saraguato es de aproximadamente 12 a 20 miembros y cuando aulla, su sonido abarca hasta 12 kilómetros de distancia”, expresa el especialista.

WhatsApp Image 2020-08-26 at 7.23.45 PM (5)

NECESITAN COMER.


SALLY

Sally es también un mono saraguato, es hembra mucho más joven, tiene aproximadamente dos años de edad.

A diferencia de Onix, ella está quieta y encorvada, sus ojos muestran total sumisión, apenas y se atreve a comer un pedazo de melón.

A ella la abandonaron hace dos semanas: la amagaron, la amarraron y la tiraron en la playa.
“La deducción que yo tengo es que querían negociar con ella, tráfico negro, pero como está más grandecita ya no pudieron hacerlo y por eso la abandonaron”, dijo el integrante de la Cepac.
Añadió que ese mismo día encontraron dos monos saraguatos pequeños en Quintana Roo, los querían traficar, estaban en una maleta.

“No sabemos si Sally es parte de esa familia, ya que determinarlo es muy difícil, porque son dos estados diferentes”, aclaró.

WhatsApp Image 2020-08-26 at 7.23.45 PM (7)

DOCTOR TAKAMI.


 

PILLINA

Pillina es un mono araña hembra con dos o tres años de edad y tenía una vida más sociable para con el hombre, además es una experta en escaparse.

La encontraron en las afueras de Nanchital y cuentan que Pillina bajaba a los restaurantes y le daban de comer galletas, dulces los cuales incrementaron su cantidad de azúcar, por lo que fue atendida por un médico en Nanchital.

Aproximadamente hace 15 días, la Profepa la llevó al consultorio del doctor Takami, donde también es oficina de la Cepac.

“Venía con convulsiones de tipo epiléptico, pero se corrigió su dieta, se administraron algunos minerales y hasta el momento no ha presentado más crisis”, dijo.

Debido a que es el primer mono araña que recibe en el consultorio, tuvieron que adaptar un espacio que fuera amplio, al que le colocaron rejas donadas

“No podía estirar la cola ni nada porque no tenía espacio, por lo que vivía con mucho estrés, tanto en alimento, como en espacio”, expresó.

Aunque Pillina le rompió sus lentes, el doctor Takami no para en halagos para este mono araña.

“Es una nena hermosa, es dócil, pero también muerde, tiene su colmillo; le gusta mucho acicalar, que le haga muchas caricias en la panza, en la cabeza, en todos lados, es muy linda, mucho menos agresiva que el mono aullador, le gustan las fotos, y si te das cuenta su mirada es más dulce y tierna.”

WhatsApp Image 2020-08-26 at 7.23.45 PM (6)

PILLINA, MONO ARAÑA.


READAPTACIÓN Y LIBERACIÓN

El también médico forense, Jaime Takami, espera que la liberación de los animales sea pronta.

“Ningún animal de fauna silvestre se acostumbra a estar encerrado, si a ellos los sometemos, apagamos la luz de sus ojos de su libertad y entonces van decayendo”, señala.

Asimismo, enfatiza que está prohibido tenerlos como mascotas.

“No son mascotas, aunque de chiquitos son dulces, tarde o temprano sacan que su naturaleza y van a querer morder, arañar, el macho se va a enamorar de la persona que lo tenga, de la dueña, va a ser muy receloso, va a morder a las personas que se quieran acercar a ella.”

Explica que en algún momento el mono aullador quiere formar su harem como es la naturaleza, “pero nosotros no lo comprendemos y queremos que se comporte como un perro o un gato y al ver que tiene ese comportamiento que por naturaleza posee, empezamos a rechazarlo y querer deshacernos de él.”

Al recibirlos en la Cepac, los atienden y conforme vayan pasando a jaulas o espacios más grandes, si califican se liberan, sino se quedan en un medio controlado, por lo que la readaptación varía mucho.

“En caso de Sally va a ser más rápido porque a ella la sustrajeron de su hábitat, pero Onix es macho y vivía medio libre en una casa y es más difícil”, revela.

Tras finalizar la readaptación, son soltados en una UMA, que es un medio controlado; aquí cerca se encuentran dos, una en Catemaco y otra en Los Tuxtlas, también hay una en las afuera de Tabasco, todo depende de las facilidades que le den a Profepa.

WhatsApp Image 2020-08-26 at 7.23.45 PM (8)

PILLINA


CARACTERÍSTICAS

Los monos aulladores y araña están incluidos dentro de las tres especies de primates existentes en México consideradas en peligro de extinción en la Nom 059-Semarnat-2001 y su aprovechamiento también está regulado por el Art. 87 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente y el Art. 85 de la Lgvs y la adición de los artículos 55 bis y 60 bis.

Ambas especies han sido ubicadas dentro del Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites), lo que significa que el comercio de estas especies se encuentra restringido.

El mono aullador es de hábitat boscoso y tanto a él como la especie araña, se les pueden hallar a las afueras de Tabasco y de Nanchital.

En el caso de Onix y Sally el 90 por ciento de su ingesta vegetales, y el otro 10 por ciento, es verdura y fruta; en el caso de Pillina, tiene una dieta 90 por ciento de frutas no de vegetales.

Para completar la readaptación de estos tres animales, necesitan de alimentos.
Cabe hacer mención que la Cepac es una comunidad, no fundación ni asociación, porque el objetivo es que como comunidad se apoyen entre sí.

“Necesitamos gente de corazón que contribuyan para que Onix, Sally y Pillina vuelvan a su hábitat natural y también para seguir alimentando a los perros y gatos que albergamos en este lugar.”, recalca el veterinario.

Si alguien desea donar alimentos, puede marcar al teléfono de la Cepac 921 151 0484, número directo de la licenciada Carolina Castañeda; o al del médico Jaime Takami 921 110 6000

También puede acudir a las instalaciones de la Cepac en avenida de El Faro 5 en el fraccionamiento Puerto Esmeralda.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: