investigaciones especiales

Maestra se disfraza para educar a distancia

JOVITA, SUPER HEROINA EN ACCION

Como una súper heroína, vestida de pies a cabeza como “Batichica”, Jovita, maestra de preescolar, está lista para impartir clases a distancia a sus “Batialumnos”.

 

/ Esmeralda Ventura /

Coatzacoalcos Ver.

JOVITA, SUPER HEROINA EN ACCION

 

Son las 10 de la mañana y en la improvisada “Batiaula de clases” que ella misma decoró, ubicada en lo que fuera la sala de su casa, hay mucho material didáctico para motivar a sus alumnos y todo está dispuesto para conectarse por video llamada con los “Súper héroes en acción”.

Son 15 pequeñines de 5 años de edad, los cuales cursan el tercer grado de kínder grupo “E” en la escuela pública Leona Vicario ubicada en la colonia Manantial, al poniente de Coatzacoalcos y a los cuales, en este ciclo escolar, Jovita los invitó a recorrer “un viaje sorprendente e imaginario”.

“No tengo sala, mi sala es el salón de clases de tercero ‘E’”, expresa entusiasmada.

Jovial y con mucha energía, la maestra Jovita no duda en sacrificar la sala de su casa para instalar el salón de clases, ni tampoco repara en disfrazarse de “Batichica”, coneja, abeja, ranita, o de algún otro personaje como método de enseñanza para tener la atención de sus alumnos.

De esta manera, la nueva modalidad de la Secretaría de Educación Pública para evitar contagios de Covid 19 en las escuelas, más que una barrera digital y de enseñanza para Jovita, ha significado un reto que enfrenta con entusiasmo y gran éxito día a día.

La maestra está totalmente a favor de las clases a distancia, ya que en el ciclo anterior un alumno se contagió de coronavirus junto con su familia, los cuales no creían en la enfermedad, por lo que considera adecuadas las medidas sanitarias.

“Yo considero que esta modalidad es funcional porque ahorita están siendo atendidos por nosotros y estamos echándole todos los kilos posibles porque, ¿qué harían los niños sin estas clases y sin nosotros a diario?”, cuestiona.

SUS JUEGOS DIDACTICOS.


DIDÁCTICA

Con gran vocación, pero sobre todo con mucho amor, Jovita elabora con sus propios recursos y sus propias manos, un cúmulo de material didáctico que utiliza para motivar a sus niños a aprender a leer, a apreciar las matemáticas o el arte, a través de la imaginación.

“Hago cuentos para que se motiven, porque siento que desde casa están estresados porque no ven a sus amigos, se terminó la hora de su recreo, la socialización en el jardín de niños y esto los ayuda”, comenta.

Debido a que sus alumnos son pequeños de cinco años que se distraen y desesperan con facilidad, para mantener su atención ha creado mucho material didáctico.

Así nació la “Batichica”; “Lina, la conejita bailarina” con la que les canta; el muñeco “Soy un artista”, que les cuenta cuentos; “Los monstruos de colores” con los que trabaja las emociones; el mandil de Frida; “La serpiente matemática”; “El cubo de las vocales” y “El silabario”

También ha creado teatro guiñol y personificado cuentos como: “El patito feo”, “Ricitos de oro”, “A qué sabe la luna”, “El pequeño conejo blanco” y “Cielo despejado”, entre otros.

“Incluyo todos los aprendizajes esperados que nos marca el programa Aprendizajes Claves pues en ese nos basamos para hacer nuestras planeaciones”, explica.

JOVITA, SUPER HEROINA EN ACCION


RESPUESTA

A semana y media de que en México se implementó la educación a distancia, Jovita Rosas asegura que ha tenido un inicio de ciclo escolar de mucho éxito, porque ha recibido una respuesta muy favorable por partes de los niños y sus papás, así, la enseñanza no es complicada.

“Las mamás me están apoyando muchísimo, porque en la clase estamos trabajando y ellas están con los niños apoyando a la distancia”, asegura.

Debido a que no todos se pueden conectar por video llamada al mismo tiempo, divide las clases en dos grupos: uno de 8 niños de 10 a 11 de la mañana y otro de 7 pequeñines, de 11 a 12 del día.

A los niños cuyos padres no logran conectarse en el horario de enseñanza, les graba videos y los sube a un canal de You Tube, a Facebook o los envía por Whatsapp, para que no se atrasen en sus lecciones.

“La educación a distancia es complicada en la medida de que muchos de ellos no tienen internet, de quince a veces se conectan 10 o 13, por eso busco mecanismos para que todos miren sus clases”, revela.

Sin embargo, a pesar de que a los niños les gusta las clases en línea, extrañan la escuela, a sus compañeros, salir al recreo y jugar con sus amigos.

Lamentablemente, Coatzacoalcos aún continúa en semáforo rojo por Covid 19 y el regreso a las aulas es indefinido.

UTILIZA TECNICAS DEL TEATRO GUIÑOL


VOCACIÓN

Jovita Rosas Pérez, nació en Tlacotalpan, Veracruz y estudió en la escuela normal Juan Enríquez de este municipio.

“Me encanta mi trabajo, esa es mi vocación, desde niña la descubrí, desde que yo estaba en el jardín de niños con mi maestra yo dije, voy a ser maestra y quiero ser como ella y sí, lo logré”, platica en entrevista para Costa Veracruz.

Ella empezó dando clases en Córdoba, pero posteriormente fue trasladada a Coatzacoalcos; pronto cumplirá 21 años de servicio con muchas satisfacciones de ver crecer y triunfar a generaciones de alumnos.

Los disfraces y el material didáctico que usa, no solamente fue improvisado por las clases a distancia, en el aula siempre se ha disfrazado, es parte de su dinámica de enseñanza.

“Esta dinámica de trabajo es el resultado de los años de servicio; he descubierto qué les gusta a los niños, qué les llama la atención y con qué se motivan y generalmente son los animales lo que les llama la atención”, cuenta.

Tiene dos hijos que la motivan: un joven de 22 años que estudia para piloto aviador y una joven de 20 años que sigue sus pasos y estudia maestra de preescolar, misma que la ayuda para entender la tecnología y conectarse en las video llamadas.

“Fue un reto para nosotros como maestros porque no estábamos acostumbrados a la tecnología, pero siento que asumimos el reto y a mí me ha ido súper bien”, comenta.

Debido a que ha estado encerrada en casa porque es hipertensa y le tiene miedo al coronavirus, para apaciguar el encierro compró mucho material para hacer sus muñecos y los cuentos para sus clases.

En estos meses, ella diariamente crea algo con sus manos para brindárselo a sus niños y que tengan mucha motivación para aprender.

¿Crees que hay una niña dentro de ti?

“Sí creo que hay una niña dentro mí, y deseo que nunca se vaya”, afirma.

 

 

JOVITA, SUPER HEROINA EN ACCION

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: