investigaciones especiales

Acusan desabasto de medicinas a pacientes con Hepatitis por negligencia de Roberto Ramos Alor

Flor, de Tierra Blanca, paciente con insuficiencia renal. Beneficiada por la donacion del medicamento por el Hospital Naval de Veracruz.

/ Esmeralda Ventura /

COATZACOALCOS, VERACRUZ.-

Un total de 68 pacientes veracruzanos diagnosticados con el Virus de la Hepatitis C (VHC), están en peligro de fallecer, debido a que no han recibido sus tratamientos los cuales se encuentran en almacenes del Sector Salud Estatal sin ser distribuidos y próximos a caducar.

Guadalupe, quien radica en Coatzacoalcos, es uno de los 68 pacientes que urgen del tratamiento.

Desde hace casi dos años, le fue detectado que padece Hepatitis C, y durante año y medio ha estado viajando a Veracruz esperando recibir su antiviral.

Para sobrellevar la enfermedad, le han recetado medicamentos, los cuales, por su naturaleza, llegan a tener un costo poco accesible a su economía, ya que cada caja le cuesta 3 mil pesos, solo le sirve para veinte días y no siempre puede adquirirlos.

“Hay ocasiones que me siento débil, malestares en el hígado, las plaquetas se me bajan, me da taquicardia, agitación”, comenta.

Guadalupe vive con su esposo, quien trabaja en una óptica y cuyos ingresos son mínimos, la enfermedad ha sido medianamente controlada, por lo que urge a las autoridades estatales liberen los medicamentos que mantienen en almacén.

Son mil 500 frascos de Epclusa/sofosbuvir/velpatasvir (antiviral de acción directa contra el VHC), que envió la Federación a la entidad el año pasado.

Cada tratamiento tiene un costo de 250 mil pesos y deben ser entregados de manera gratuita a los pacientes con el VHC.

“Les pido que nos den el tratamiento, la mayoría somos personas de muy bajos recursos y no podemos comprar medicamentos costosos para la Hepatitis C, a veces solo adquirimos parte de ellos; por favor no los tengan almacenados, porque pueden salvar muchas vidas”, externó Guadalupe.

Tan solo la semana pasada, María Elena, de 54 años, paciente que debió recibir uno de los antivirales, perdió la batalla ante esta enfermedad, la cual ya puede ser prevenida y curada y que lamentablemente, se ha convertido en la primera causa de cáncer de hígado en nuestro país.

NEGLIGENCIA

Los medicamentos son parte del Programa Nacional de Eliminación de la hepatitis C, que inició en el 2019 y que termina en el 2030, con el cual México se comprometió ante la Organización Mundial de la Salud en la detección y cura del mal, así como en la compra masiva y distribución de antivirales.

A pesar de que la encargada de la Clínica de Hepatitis C del Hospital Regional de Veracruz, Teresa Guzmán Terrones ha solicitado los antivirales al secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, al gobernador Cuitláhuac García Jiménez y a la Comisión de Salud del Congreso local, hasta el momento no les han suministrado el medicamento.

Así lo dio a conocer la gastroenteróloga y endoscopista, María Teresa Guzmán Terrones, encargada de la Clínica de Hepatitis C del Hospital Regional de Veracruz, quien manifestó que, a pesar de ser una de las 27 clínicas a nivel nacional acreditadas ante la Federación, el Sector Salud Estatal no les ha enviado los medicamentos.

En entrevista, Guzmán Terrones comentó que de los 98 pacientes de todo el estado que tiene a su cargo, solamente 16 recibieron Maviret, el cual contrario a la Epclusa que es de amplia acción, es un producto indicado solo en pacientes renales y sin daño Hepático.

Las 16 cajas fueron productos de las gestiones de la doctora Teresa Guzmán a nivel federal y que recibió en donación de parte del Hospital Naval de Veracruz, del Hospital Ixtapaluca del Estado de México y del Hospital General de México en septiembre y noviembre de 2020.

Afortunadamente, los 16 pacientes de diferentes municipios de la entidad ya terminaron su tratamiento con Maviret, pero 68 veracruzanos más entre los 17 y 86 años y que incluye a reclusos, están a la espera de los frascos de Epclusa que ya están en la entidad.

Secretario de Salud Roberto Ramos Alor.

DISTRIBUCIÓN DESIGUAL

La doctora Terrones detalló que a pesar de que los Capasits de la entidad apenas reportan 5 casos de Hepatitis C y estados como Chiapas solamente justificaron 6 tratamientos, ellos con 68 casos confirmados no son tomados en cuenta por la autoridad estatal para la repartición de los antivirales.

“En abril de 2020 el almacén central de Xalapa recibe más de 900 cajas de sofosbuvir/velpatasvir y los distribuyen a los 5 Capasits y nada a la clínica; el 26 de diciembre de 2020, luego de enviar una justificación a México, llegan cerca de 670 cajas más que mantienen almacenadas”, expresó la especialista Terrones.

“En los Capasits tienen cajas y cajas de tratamientos, pero no saben cómo moverlos, porque para encontrar un paciente con hepatitis C, tienes que correr mil pruebas para hallarlo”, asegura.

  • ¿A qué cree que se deba la omisión de parte de las autoridades estatales?.- se le cuestiona.
  • “Yo creo que es un programa que no saben manejar, que ellos empezaron mal y ahora no saben cómo enderezarlo porque ya la federación ya les mandó una recomendación; además creo que es ignorancia en el tema.”
Teresa Guzmán Terrones, directora de la clínica de Hepatitis en Veracruz-

MEDICAMENTOS A LA BASURA

El Notiver, en su edición digital el 31 de enero, publicó que fue hallada en un lote baldío del puerto de Veracruz medicina caduca.

La nota indica que desde hace seis meses personal médico denunció que la Secretaría de Salud mantuvo embodegado medicamento en el cual gastó “miles de pesos” y que no repartió a los hospitales de la entidad.

Entre los medicamentos tirados se encuentra los que tratan problemas renales, antibióticos, para la hipertensión y para infecciones por hongos, entre otros.

Al respecto la especialista Teresa Guzmán Terrones, comentó que en la era de Duarte caducaron 142 cajas de interferon peguilado, con un costo de 5 mil pesos cada caja.

Con Yunes Linares caducaron 17 tratamientos de Zepatier, los cuales eran como 58 cajas, cuyo costo por unidad era de 140 mil pesos.

“Como médico esta situación es desgastante; uno solo se lleva la satisfacción de curar a los pacientes y los funcionarios siguen siendo los mismos desde sexenio priistas, una burocracia que se arrastra de años y mañosa”
Y agrega: “La 4T dijo que habría un cambio, que lo demuestre, que evite la caducidad de medicamento en almacén”.

PROGRAMA

La hepatitis C es un virus que se dispersa a través de la sangre contaminada y puede generar inflamación del hígado y, por ende, afectaciones hepáticas graves, por ello, hoy en día es la primera causa de cáncer en este órgano del cuerpo.

En México, 4 de cada 1,000 personas viven con el virus de la Hepatitis C; en Veracruz, al menos 30 mil personas tienen la enfermedad y muchos no lo saben.

El mal se da más en hombres que en mujeres, aunque hay pacientes de 16 hasta 86 años, la mayor prevalencia está entre los 46 y 56 años de edad.

La mayoría de las personas no presentan síntomas hasta que la enfermedad es avanzada, sin embargo, el diagnóstico oportuno y el acceso al tratamiento, permiten curar la Hepatitis C.

El contagio puede ser hereditario, a través del uso de agujas no esterilizadas en transfusiones de sangre, tatuajes, piercings, manicure, compartir cepillos de dientes, hemodiálisis, trasplantes de órganos, vivir con VIH, relaciones sexuales con contacto de sangre o ser trabajador de la salud.

En México, desde el 2019, se cuenta con el Plan Nacional de Eliminación de la Hepatitis C, que busca asegurar el acceso universal a pruebas de detección y tratamientos con el objetivo de prevenir nuevas infecciones y reducir la mortalidad por VHC para el año 2030.

Entre los tratamientos utilizados se encuentra la Epclusa, un medicamento que contiene los principios activos sofosbuvir y velpatasvir en un solo comprimido. Se administra para tratar una infección viral crónica (a largo plazo) del hígado llamada hepatitis C en adultos de 18 años de edad y mayores.

La federación envió a Veracruz mil 500 cajas de Epclusa para tratar la Hepatitis C, esto se traducirá en 800 tratamientos y no solo se dará a ciudadanos libres, sino que también se destinará a quienes se encuentran en prisión, sin embargo, la SS los mantiene embodegados con peligro a caducar.

“El Covid pausó un poco el programa, pero esto no va a acabar, los diabéticos, hipertensos, cardiópatas, la gente se está empezando a morir de otras cosas que han quedado descuidadas y la vida tiene que seguir, lo pacientes tienen que recibir sus tratamientos este año”, finaliza.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: