investigaciones especiales

La Marina controlará el Corredor Interoceánico

COATZACOALCOS, Ver.-

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció otra tarea más a las Fuerzas Armadas, esta vez, escriturar a nombre de la Secretaría de Marina (Semar), así como de Veracruz, Tabasco, Chiapas y Oaxaca el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, a fin de reforzarlo para que no sea privatizado en un futuro.

En lo que va de su gobierno, el presidente López Obrador ha ampliado las atribuciones, tareas y facultades de las Fuerzas Armadas, tanto del Ejército como de la Armada, que van desde seguridad, vigilancia de las fronteras y la planeación y construcción de obras insignia como el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, el Tren Maya, y las sedes del Banco del Bienestar.

Al encabezar la inauguración de obras en este puerto como parte del proyecto de este corredor, el Jefe del Ejecutivo federal manifestó que se debe evitar y «vacunarnos» —como en la pandemia del Covid— para que no haya una tercera ola de privatizaciones, pues aseguró que esto sólo significa corrupción y saqueo.

«¿Cómo le vamos a hacer para que siempre sea de la nación, siempre esté bajo el dominio de la nación este proyecto? Ya tenemos la idea inicial de que el complejo quede bajo custodia de la Marina y de los estados de Tabasco, Chiapas, Oaxaca y Veracruz; van a ser los dueños de todo este proyecto, se va a escriturar a la Marina y a los cuatro estados, porque incluye el ferrocarril de Palenque a Coatzacoalcos, incluye también el ferrocarril del Istmo a Tapachula.

«Se va a entregar a la Marina y a los cuatro estados con un plan para que las utilidades sean en beneficio de los trabajadores de la Marina y los [que están] al servicio en Tabasco, Chiapas, Veracruz y Oaxaca.

«Y esto es blindarlo, una empresa que no puedan deshacer y que no puedan privatizar, porque fue un milagro que encontráramos sin privatizar, claro, en el abandono, todas estas instalaciones y estos bienes de la nación. Como no les importaba el sureste, ni siquiera para robar, dejaron el Istmo en el abandono y el ferrocarril no se privatizó», abundó López Obrador.

Acompañado por el gobernador Cuitláhuac García y por integrantes de su gabinete de seguridad, el Titular del Ejecutivo federal dijo que con este corredor y el Tren Maya regresarán los trenes de pasajeros y su gobierno dejará cerca de 2 mil kilómetros de vías.

Denuncian incursión de Guardia Nacional tras anuncio

Minutos después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunciara que la operación del Tren Transístmico estará a cargo de la Semar y de cuatro estados, elementos de la Guardia Nacional (GN) ingresaron por primera vez a predios de la comunidad de Estación Mogoñé, que pertenece a San Juan Guichicovi, donde los campesinos se oponen a este megaproyecto.

Su ingreso se dio custodiando a los integrantes de una brigada de topógrafos que entraron de la comunidad, en una zona donde los campesinos han expulsado, al menos en 37 ocasiones desde 2020, a las cuadrillas de trabajadores que pretenden arrancar las obras sin el consenso de estas poblaciones, habitadas por los ayuujk o mixes.

«Los campesinos nos informaron que la brigada de topógrafos llegó antes de las siete de la mañana y cuando la comunidad se alistaba para pedirles que se retiraran, como a eso de las nueve y media, llegaron dos camionetas con integrantes de la Guardia Nacional para proteger a los topógrafos», informó el asesor de la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (Ucizoni), Carlos Beas Torres.

Debido a la falta de información, de consultas y de respuestas de las autoridades del la empresa Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec (FIT) sobre los impactos que tendrá en el medio ambiente la modernización de las vías del Tren Transístmico, como cortes de curvas, rasurada de pendientes, cambio de rieles y construcción de puentes, los campesinos dueños de las tierras no han permitido el ingreso de las cuadrillas de las empresas contratadas por la compañía ferroviaria.

Campesinos y comuneros inconformes, así como las autoridades municipales y agrarias de unas 22 comunidades pertenecientes a municipios de Santa María Petapa, El Barrio de La Soledad, Matías Romero y San Juan Guichicovi, entre sus primeras reacciones, cuestionaron: «¿A qué le teme la 4T, que tiene que utilizar a soldados, marinos y GN para imponer sus proyectos?».

Los representantes de los comuneros de estas poblaciones del Istmo oaxaqueño lamentaron que tenga que recurrir a la militarización para imponer este tipo de megaproyectos, donde la propia Auditoría Superior de la Federación (ASF) determinó que no se puede acreditar que se hayan realizado consultas para conocer la opinión de las comunidades indígenas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: