investigaciones especiales

“Nos vacunamos contra el coronavirus porque queremos seguir viviendo”: María del Pilar y Bulmaro

*Son uno de los matrimonios de Coatzacoalcos inmunizados contra el COVID-19

Coatzacoalcos, Ver.

Acudimos a vacunarnos porque la vida es muy bonita y queremos seguir viviendo por más años, dijeron María del Pilar Cedino Frías de 79 años y Bulmaro Fuentes Tolentino de 81, luego de recibir su dosis contra el COVID-19.

Ella es originaria de Nacajuca, Tabasco; él nació en Donají, Oaxaca. Se conocieron en Coatzacoalcos, aquí se casaron y se quedaron a vivir; tienen 5 hijos y 8 nietos. “Desde entonces somos veracruzanos y cuando vamos a nuestros pueblos, al poco rato ya nos queremos regresar para acá”.

El matrimonio fue entrevistado a su salida del módulo de vacunación instalado en la Unidad Deportiva La Alameda, en la colonia Francisco Villa de este municipio; donde expresaron su confianza en la protección que les dará el biológico contra la mortal enfermedad declarada pandemia mundial hace poco más de un año.

Don Bulmaro expresó: “Lo hicimos para controlar este virus que anda pegando ahorita; porque queremos vivir otro ratito, ¡tan bonito que es la vida!, ¡no hay más que la vida! Ya estamos de edad pero quisiéramos vivir todavía, mientras Dios diga, porque él es el que manda”. Su esposa coincide: “¡La vida es muy agradable!”

Él asegura estar sano y sentirse bien, con la agilidad necesaria para caminar por sí solo, pero ella tiene problemas de movilidad, por eso la cuida y siempre camina a su lado, tomado de su mano. “Es muy bonito cuidarse, estar siempre con él. Él es un gran hombre para mí; hizo todo, ahora hace los mandados, me ayuda en la cocina, cocina conmigo, me cuida”, dice ella.

En el cuidado de su matrimonio, la salud de los dos abuelitos es lo más importante, por eso, al enterarse por la lectura del periódico de la llegada del Plan Nacional de Vacunación contra COVID-19 a Coatzacoalcos esperaron el día que correspondía a las primeras letras de sus primeros apellidos, reunieron su credencial de elector, CURP y comprobante de domicilio antes de acudir a su módulo.

“Ya estábamos esperando la vacuna, desde que anunciaron que la iban a sacar ya queríamos que llegara ese día para que no nos dé esa enfermedad que anda dando, para protegernos”, agregó la señora María del Pilar. Dijo que sus hijos, cada vez que le llaman por teléfono le preguntan si ya se vacunó; “ahora les puedo decir que sí, que ya vacuné”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: