investigaciones especiales

Mujeres presuntamente matan en defensa propia; familiares piden todo el peso de la ley

Foto tomada de internet

Una de ellas era violentada frecuentemente por el occiso y pidió ayuda para evitar una golpiza más, pero se les “pasó la mano”

Veracruz

Agencias

Una mujer que era violentada constantemente por su pareja, y que no era tomada en cuenta por las autoridades, pidió ayuda a su hija y a su madre para librar una golpiza que seguro la iba a mandar a la tumba, pero el agresor no soportó el ataque que lanzaron las mujeres en defensa propia y murió.

Ahora la familia del agresor sin vida pide justicia y las tres mujeres fueron detenidas por la policía y presentadas ante un juez.

«La mujer que se defiende de un golpeador no es una criminal», se leía e las cartulinas que ayer mostraron familiares de las tres detenidas, que protestaron en calles de Veracruz.

El pasado 9 de abril del presente año, Pedro T. M. de 26 años de edad fue hallado sin vida en la colonia Antorcha Campesina, pues presuntamente fue sorprendido cuando golpeaba a una de las acusadas.

La familia de las tres mujeres Dana Vanessa S. R. de 18 años, María Obdulia R. A. de 37 y María A.L. de 53, hija, madre y abuela respectivamente. exigieron que sean puestas en libertad y absueltas de los cargos.

María Obdulia R. A. pidió ayuda en su momento ante los numerosos maltratos físicos y psicológicos de los que era víctima, pero las corporaciones nunca llegaron hasta el domicilio para brindar el apoyo.

Quienes si acudieron fueron su hija Danna Vanessa S. R. y su mamá María A. L., por lo que entre las tres mujeres sometieron a Pedro T. M., le propinaron una dura golpiza y lo amarraron de las extremidades.

Para cuando las fuerzas del orden público acudieron, el individuo ya había perdido la vida, por lo cual las autoridades procedieron a sus detenciones y posterior presentación ante un Juez de Control.

Ahora las tres mujeres se encuentran tras las rejas luego de que les fue impuesta la prisión preventiva, pero su familia exigió su liberación debido a que solo se defendieron de Pedro T. M. quien constantemente las maltrataba.

No obstante, la familia del occiso exigió que las tres mujeres sean castigadas con todo el peso de la ley, ya que acusaron a María Obdula R. A. de ejercer violencia en su contra en repetidas ocasiones.

Señalaron que más allá de la legítima defensa, existen indicios de que le arrebataron la vida con premeditación y saña, pues además de que fue amarrado presentaba heridas producidas con arma blanca.

Así, ante la falta de intervención oportuna de las autoridades ha dejado de nueva cuenta un caso de violencia familiar con un trágico desenlace, tanto para la familia de occiso como para la de las tres inculpadas.

Foto tomada de Internet

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: