investigaciones especiales

La encañonó un asaltante; logra huir por la autopista Acayucan – Cosamaloapan

GUARDIA NACIONAL IMPLEMENTA OPERATIVOS EN BUSQUEDA DE ASALTANTES.

Hombres armados se colocan en medio de la carretera La Tinaja y con pistola en mano obligan a los automovilistas a detenerse en el acotamiento.

/ Esmeralda Ventura /

Coatzacoalcos, Ver.

A tres minutos de la caseta de Acayucan rumbo a Cosamaloapan y viceversa, viajeros han vivido momentos de terror.

En ese tramo de la autopista han sido asaltados o intentado ser sorprendidos por hombres armados que, sin un temor, se colocan en medio de la carretera, con pistola en mano obligándolos a detenerse en el acotamiento y quitándoles todo lo que llevan de valor.

A pesar de los múltiples testimonios que se han dado a conocer en las últimas dos semanas, la Guardia Nacional no ha podido ubicar y detener a estos facinerosos de la autopista que siguen asolando a los automovilistas, quienes en algunos casos arriesgan sus vidas para evitar ser presas de estos delincuentes.

Tal es el caso de Elda y Camila quienes lograron evitar el asalto y relatan a Costa Veracruz la amarga experiencia.

Era lunes 5 de abril, a las 15:30 horas, cuando tía y sobrina, mujeres vulnerables, volvían del puerto de Veracruz rumbo a Coatzacoalcos, estaban a escasos tres minutos de llegar a la caseta de Acayucan.

Elda manejaba el automóvil y recuerda: “En ese tramo hay como una lomita, y después sales a la recta, subiendo esta pendiente, alcancé a ver un carro que se echaba de reversa en el carril de baja, como si alguien se hubiera bajado, cosa que me pareció raro, que hasta le pité”.

Al incorporarse a la carretera recta, aproximadamente a 20 metros de distancia, vio que salió del monte un hombre que se puso justo en medio de la carretera y sacó una pistola.

“Cuando lo veo apuntándome con la pistola, alcanzo a frenar, quedando a 10 metros de él, enseguida retrocedí en el carril de alta, por la costumbre espejee, pero luego reflexioné que si hubiera venido un tráiler el tipo no se atraviesa.”

Ahí fue cuando Elda se dio cuenta que ella y su sobrina estaban solas frente al hombre armado.

“No traía a nadie atrás, volví a quedar 20 metros lejos de él y dudé, es a mi o es al otro carro que estaba en el acotamiento, en ese momento no pensé que fuera un asaltante, pero no le apuntaba al otro, me apuntaba a mí y me hacía señas con la pistola así de ven para acá, oríllate.”

A pesar de las circunstancias, Elda no entró en pánico, solo estaba desconcertada, lo que fue la clave para librar la situación.

“Mi sobrina me gritaba ¡tía! Y yo le decía, no hija, al piso, al piso, y la otra estaba con el cinturón que no podía quitárselo, ella sí estaba muy nerviosa.”

La conductora y el asaltante entraron en un jaloneo, donde él regresaba al monte y ella pretendía acelerar para fugarse, pero al darse cuenta de la maniobra de la mujer, regresaba amenazante a mitad de la autopista tanto que en uno de los intentos, echó tiros al aire.

“Justo en ese momento me rebasó una camioneta tipo vagoneta por el carril de en medio y se topa al hombre; también alcanzó a frenar, pero patinó porque venía muy rápido, y en lugar de echarse en reversa, se dio la vuelta en U.”

A pesar de que todo ocurrió en cuestión de segundos, Elda nunca dejó de estar alerta, cuando se percató que se acercaban dos camionetas grandes supo que era su oportunidad para huir del hombre que iba y regresaba del monte, esperándolas.

“Al momento que las camionetas pasaron a mi lado, le aceleré y me fui a lado de los dos carros que me sirvieron para cubrirme, el asaltante hizo por salir, pero como vio que venían más vehículos, ya no se aventó, sabía que lo podían atropellar.”

Por el nerviosismo, Elda olvidó denunciar lo sucedido al momento de pasar la caseta de Acayucan, pero luego se comunicó para relatar lo que le había pasado a ella y su sobrina y le aseguraron que los Federales harían un rondín.

BOLETINADAS

Desde que Elda cruzó la caseta de Cosamaloapan, comenzó a tener presentimientos, aunque reconoce que hay una gran distancia entre ésta y la de Acayucan, teme que ahí cacen a sus presas.

“Desde que pagué el peaje sentí raro, porque el cobrador en vez de darme el cambio normal me presionó con sus dedos en la palma de mi mano, como si me señalara; luego bajé al Oxxo a comprar agua y vi mucha gente, todo eso me llamó la atención.”

Otro de los sucesos raros fue el auto que estaba en el acotamiento echándose en reversa, del cual desconoce si era del hombre armado y si había más personas en el interior, ya que los vidrios eran oscuros.

“Pero lo que es seguro es que alguien más lo venía manejando, porque nunca vi al delincuente bajarse del vehículo, solo recuerdo que salió del monte de ese lado del auto.”

Elda rememora que el coche en mención era tipo Jetta con vidrios polarizados, ella lo vio azul, su sobrina, gris, sin embargo, no tiene claro haberlo visto en el trayecto, aunque no descarta que pudieron haberlas fichado desde Cosamaloapan o en la carretera.

La entrevistada tiene muy presente a su victimario.

“No se veía pueblerino, era un hombre alto, moreno, delgado, con porte militar, sin cubre bocas ni nada, muy profesional porque agarraba el arma con una seguridad y con huevos para ponerse en medio, nada nervioso; traía pantalón de mezclilla, camisa blanca con manga tres cuartos.”

Como todo pasó en segundos, no recuerda qué sucedió con el carro de los vidrios polarizados, ni con el vehículo que se dio la vuelta en ‘U’.

“Mi objetivo estaba en el tipo y en cómo escaparme, yo espejeaba nada más para ver si traía carro atrás, pero de lo demás me olvidé.”

Lo que sí está segura es que, si venían en el carro polarizado, tenían que pasar forzosamente la caseta de peaje.

OPERATIVOS EN AUTOPISTA DEL SUR DE VERACRUZ.

MÁS VÍCTIMAS

En las últimas semanas se han reportado más casos de asaltos consumados en este tramo de la carretera, incluso a la misma Elda le relataron la experiencia de una familia de Coatza.

“Un día antes de lo que me sucedió a mí, el domingo, una familia fue sorprendida en el mismo tramo, pero yendo de Acayucan a Cosamaloapan; en este caso el padre de familia se bajó del carro para hacer sus necesidades fisiológicas y fue sorprendido por un hombre armado; les quitó dinero, joyas, celulares y les dejó el carro.”

El 27 de marzo, otra familia de Coatzacoalcos también fue asaltada a tres kilómetros de la caseta de Acayucan, acababan de pasar el retén de la GN, cuando un hombre se les atravesó en medio de la pista y los detuvo con balazos. En este caso, otro hombre se sumó al atraco; solo le dejaron el vehículo.

LOS ATRACOS SON EN LA NOCHE O EN LA MAÑANA.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: