investigaciones especiales

La banda de extorsionadores que subió el kilo de tortilla en el sur de Veracruz

Los hermanos Frank, Jony y Geovany Arévalo Alvarado asolaron Agua Dulce, Las Choapas, Nanchital, Moloacán y Tabasco.

AGENCIAS

COATZACOALCOS

Aunque el kilo de tortilla en promedio ronda los 17 y 18 pesos en el estado de Veracruz, en el sur hay un pueblo donde el kilo ronda los 22 y hasta los 23 pesos.

En Agua Dulce, a consecuencia de los cobros de piso y la imposición de cuotas por parte de la delincuencia organizada, los industriales de la masa y la tortilla ya incluyen en su tarifa al consumidor por kilo, unos pesos de más para equilibrar los pagos que tienen que hacer mensualmente por extorsiones y cobro de piso.

Pero esto no siempre fue así, esta situación tiene unos pocos años, a raíz de la llegada al poder, en la cúpula de la célula Zetas Vieja Escuela, de los hermanos Frank, Jony y Geovany Arévalo Alvarado, herederos del poder criminal que les dejó Juan Ramón Moreno Hernández, El Jogy; y Erik Guzmán Sánchez, El Gemelo.

Estos dos tipos fueron durante mucho tiempo los encargados de las rentas delictivas en el corredor Agua Dulce, Las Choapas, Nanchital, Moloacán y algunos otros municipios del norte de Tabasco.

Pero cayeron, El Jogy fue detenido en el Caribe, acusado de haber mandado a asesinar a unas activistas que luchaba por recuperar a sus hijos, que habían sido sustraídos por su ex pareja, un político corrupto del PRI de Mérida.

A la caída del Jogy, El Gemelo tomó el poder de la célula de Los Zetas, pero poco tiempo después fue detenido, pero recuperó su libertad hasta en dos ocasiones y se salió del estado. Se desconoce ahora su ubicación o si se dedica a la delincuencia.

A su salida, El Gemelo le dejó el poder a sus subordinados, un trío de hermanos que no llegaban ni a los 23 años, El Frank, El Jony y el Geovany.

Fue que Agua Dulce comenzó a padecer un incremento notable en delitos de alto impacto como secuestros, homicidios, extorsiones y amenazas a negocios. Agua Dulce se convirtió en un infierno con los tres hermanos ejerciendo violencia y disputando territorios a otros grupos criminales.

Se trató de una época en donde comenzaron a saberse de fosas clandestinas, de homicidios a líderes sindicales, y cobro de piso de manera muy agresiva, especialmente a comercios. Las personas dedicadas al comercio de tortillas en Agua Dulce fueron no de los blancos más vulnerables, todos los negocios tenían que contar, ya fuera cobro de piso o el secuestro de los patrones.

Comenzaron a caer las primeras denuncias contra los tres hermanos, especialmente contra El Frank, pero las cuotas y los homicidios contra empresarios de la tortilla, no paraban, fue así que los tortilleros acordaron incluir en el precio del producto final el costo de la extorsión, y así en Agua Dulce se consume la tortilla más cara de la zona.

A principios del 2020, los tortilleros comenzaron a poner denuncias contra los hermanos Arévalo Alvarado por secuestros y extorsiones, y es como el gobierno comienza a buscarlos y a considerarlos objetivos para pacificar la región. Frank y Jony son los primeros en ser detenidos, el último, Geovanny, es capturado el miércoles pasado por una orden de aprehensión en su contra por el delito de secuestro.

Son al menos dos carpetas las que están abiertas por secuestro, en contra de estos hermanos, e integradas por la Fiscalía General de Justicia del Estado.

Antes de que fuera detenido El Geovani, los tortilleros de Agua Dulce acusaron que estos hermanos seguían operando desde la cárcel para ejercer violencia en la zona, y pedían que los mandaran a penales federales.

En redes sociales, sin embargo, el grupo de tortilleros también fue señalado de ejercer violencia, de operar cobro de cuotas y de comercio de drogas. En junio de 2020, en su negocio, es asesinado Isidro Pucheta Reyes, de 54 años, líder tortillero que también fue señalado por publicaciones en redes sociales de ser rival de los hermanos Arévalo Alvarado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: