investigaciones especiales

Nuestro éxito es por el pueblo; no por la mercadotecnia: Noé González de Los Cojolites

(FOTO DE ARCHIVO, AUTORÍA DE José Miguel Escobar Pérez)

Con más de dos décadas dedicado al quehacer cultural, Noe González, el director musical de la agrupación sonera ganadora del Grammy “Los Cojolites”, asegura que:

“Un pueblo que crece, ama y respeta a sus semejantes y a la cultura, jamás vivirá de rodillas”.

/ Esmeralda Ventura /

Coatzacoalcos, Ver.-

NOE GONZÁLEZ, DE LOS COJOLITES. (ENTREVISTA EXCLUSIVA CON COSTA VERACRUZ)

Los Cojolites junto con el Centro de Documentación Jarocho, son testimonio de la perseverancia y la persistencia en un ámbito poco apoyado y remunerado como es la cultura y las artes.

“Nunca hemos dejado de soñar, eso es una de las cuestiones muy importantes de nuestra agrupación”, enfatizó el músico y laudero en entrevista para Costa Veracruz.

A la distancia, el maestro Noé González, cuya familia ha defendido por más de cuatro generaciones la cultura del Son, recapitula y asegura que el triunfo en los Grammys tiene como base las enseñanzas que han tenido de los grandes maestros de los ranchos.

“Es bien bonita la oportunidad que hemos tenido de crecer en esta cultura milenaria que es el son jarocho donde primordialmente hemos aprendido el respeto, hemos crecido con maestros de los ranchos, nuestros abuelos que son los seres más rectos que he conocido”, expuso.

A unos meses de que el grupo de son jarocho “Los Cojolites” originario de Jáltipan, Veracruz, ganara un Grammy Latino con la canción “Sembrando Flores” que interpretó a dúo con la cantante Natalia Lafourcade, Noe González asegura que el premio se los dio el pueblo.

“La comunidad es la que nos ha puesto ahí, no la moda, ni la mercadotecnia ni la industria discográfica; el pueblo dijo que Los Cojolites ganaban un Grammy y lo ganamos: mejor álbum del año con Natalia Lafourcade y mejor canción del año fue algo espectacular y le agradecemos al pueblo de Veracruz, de México y el mundo que apoya a nuestras carreras, gracias de verdad a todos”, expresó.

Los Cojolites, agrupación integrada por Ricardo Perry Guillén, Joel Cruz Castellanos, Benito Cortés Padua, Darío Abdala, Nora Lara Gómez y Noé González Molina fue fundada en 1995 de la mano de la comunidad.

“Toda esta gente que tiene este aprecio por la tierra, los que cultivan cada grano que nos nutren con sus manos, cada agricultor que cultiva ese maíz que va a nuestra mesa, todo eso es una maravilla que nosotros hemos podido adquirir y aprender”, expresó Noé González.

Durante estos 26 años de trayectoria, el éxito para Los Cojolites no ha sido fácil, han picado piedra y tocado muchas puertas para mantener de pie su proyecto cultural en el Centro de Documentación del Son Jarocho.

Antes de obtener el Grammy Latino en noviembre de 2020, Los Cojolites ganaron un Oscar en el 2002 con “El Conejo” por mejor banda sonora en la película Frida; en 2013 “Sembrando Flores”, fue nominada al Grammy; mientras que, en 2014, “Zapateando”, también le valió otra nominación al Grammy.

Desde el 2015, cuando conocieron a la cantante Natalia Lafourcade, han trabajado hombro a hombro con ella para seguir preservando las tradiciones.

El involucramiento ha sido tal que tras el terremoto en el 2017 que afectó el edificio del Centro de Documentación del Son Jarocho nació la producción Un canto por México Vol. 1, para apoyar a su reconstrucción y con el que ganaron dos Grammys: uno por mejor Álbum Regional Mexicano y otro por mejor canción con “Sembrando Flores”.

“Todo ese cariño que se nos heredó en algún momento es lo que le damos al mundo y creo que por eso Los Cojolites han llegado donde han llegado, porque han regresado ese cariño que el pueblo les ha dado y a su vez nosotros lo hemos vuelto a la comunidad”, comentó.

Por último, reiteró que Los Cojolites guardan un gran respeto a sus maestros, a la población y a la cultura.

“Siempre hemos ido con respeto primero a nuestros maestros, el respeto a nuestra población, el respeto a nuestra cultura, el amarnos de verdad y yo creo que eso a Los Cojolites ha sido de gran fuerza, porque no hemos crecido en un ambiente de ira ni de violencia ni de todo lo que nos acontece en el estado, hemos querido crecer en el campo con los abuelos aprendiendo el son jarocho, cantándole al río, a la guacamaya”, finalizó.

(FOTO DE ARCHIVO, AUTORÍA DE José Miguel Escobar Pérez)
(FOTO DE ARCHIVO, AUTORÍA DE José Miguel Escobar Pérez)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: