investigaciones especiales

¡Comen tacos de palma en la sierra!; es alimento de la selva veracruzana

TACOS DE PALMA, LA YAGUA O PAMPI, EN EL SUR VERACRUZANO

¿Sabías que te puedes hacer un taco con tortillas hechas a mano, sal, limón y ¡la pulpa del tallo de una palmera!?

/ Esmeralda Ventura /

PALMA EN EL ASADOR EN TATAHUICAPAN.

Tatahuicapan, Ver.-

Sí, eso existe, es una comida veracruzana de origen indígena popoluca, la cual lamentablemente está en peligro de extinción debido a que una plaga está acabando con las palmeras que producen ese tallo por lo que su consumo es de alto valor ya que solo se puede comer si acaso una vez al año.

Esta gastronomía exótica se encuentra en Piedra Labrada, una comunidad popoluca de 464 habitantes ubicada a 17 kilómetros de Tatahuicapan, al sur de Veracruz, a las faldas del cerro de Santa Martha.

Aquí la misma gente asegura que vive y come de todo lo que la naturaleza le da, ya sea flora o fauna la cual es vasta, y afortunadamente lo lugareños la tienen al alcance de sus manos.

La Yagua, conocida en lengua popoluca como Pampi es el tallo que se extrae de una palmera, su color es blanco; su sabor es parecido a la pulpa del coco y del camote, pero su textura es similar a la del pepino o quizá más suave, lo cual lo hace verdaderamente único y rico.

En entrevista para Costa Veracruz, la señora Juana Márquez Rodríguez, habitante de Piedra Labrada platica que Pampi es una planta que siembran en sus patios desde tiempos remotos y es tan noble que se da en cualquier lugar.

“La planta se corta para comerla, no se usa cuando ya murió porque se pone agria y ya no sirve para consumir; se tumba con machete y se va cortando poco a poco hasta llegar a lo blandito que es lo que se consume”, explicó.

Tras trozar el tallo de aproximadamente 50 a 70 centímetros, la cocinan alrededor de una hora a leña al fuego lento, donde con mucha paciencia vigilan que no se queme, la voltean para que se vaya cocinando por todos lados, tal cual como se hacen los asados de carne.

Cuando ya está blandito, la sacan, la pican y la colocan en la mesa junto con las tortillas, el limón, la sal para que los comensales se preparen sus tacos de “Pampi”.

D0ÑA JUANA, NATIVA DE TATAHUICAPAN, ASANDO LA PALMA

“Para nosotros aquí es como una comida, me lo enseñó mi papá, mi mamá, y ahora se lo transmito a mis nietos, si se mueren de hambre un día es porque no aprendieron”, expresa doña Juana.

La mujer indígena comentó que los pobladores de Piedra Labrada la siembran, pero debido a que es atacada por una plaga que se llama “el borracho” es complicado que se logre su cosecha ya que la planta tarde alrededor de cinco años para crecer.

“Esta (la palmera) de milagro que vivía todavía, porque yo tenía varios en mi patio y se murieron; la plaga se le mete ahí donde nos comimos ya la cabecita, se la perfora y se la empieza a comer lo blandito por lo mismo no hay mucho ya”, manifestó.

Asegura que debido a su escasez no se comercializa en los mercados, como el “coyol”, otro fruto de la palmera, que, aunque también es atacado por plagas, es más común.

“En el mercado, en los tianguis de los miércoles puedes encontrar tal vez el coyol porque también se está extinguiendo por la plaga, ése sí se cocina en mole de masa o guisado”, expuso.

Finalmente, doña Juana asegura que esta gastronomía es herencia cultural, y tiene un alto valor sentimental ya que su consumo fue transmitido por sus antepasados, los abuelos, los papás, desde que estaban chiquillos.

UN MANJAR DE LA SELVA

Cabe hacer mención que la Yagua es un árbol palmáceo que puede medir hasta los 15 metros de altura, con hojas pecioladas de hasta 5 metros de longitud. Tiene flores blancas en racimo, fruto redondo y tronco liso.

No solo es conocido en el sur del México, sino también en Puerto Rico y Cuba, donde la yagua es el tejido fibroso que envuelve la parte superior y más tierna del tronco de la palma real y que se utiliza para la construcción de paredes y techos de viviendas, además para la confección de cestos y sombreros.

En sentido vegetal, »Yagua» es el nombre dado en diversos países de América Latina a distintas palmeras de las cuales se obtienen fibras textiles.

EN EL ASADERO, LA PALMA
LA YAGUA

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: