investigaciones especiales

Estudiante veracruzana trabajó en la NASA; lamenta machismo

Luz Miranda Atilano, la astronauta análoga veracruzana más joven de México.

/ Esmeralda Ventura /

Coatzacoalcos, Ver.-

Luz Miranda Atilano, la astronauta análoga veracruzana más joven de México, reconoció que cada vez más mujeres se suman a la ciencia, pero lamentó que en este ámbito haya machismo, situación que ha visto y ha padecido en carne propia.

“Yo reconozco que los hombres hacen un buen trabajo, pero las mujeres también, y muchas de las veces quienes abandonan esta área es por el machismo que llegan a vivir lamentablemente, pero a veces hay que ser un poco duras con ese tipo de situaciones y no dejar que nos afecten tanto”, señaló.

En una plática a través de Facebook y Zoom a jóvenes bachilleres de la región sur, entre ellos Coatzacoalcos, Luz Miranda charló sobre sus experiencias en la NASA y recientemente en LunAres Research Station y los motivó para no dejarse vencer y alcanzar sus sueños.

Durante una hora, Mirando Atilano conversó acerca de sus intereses, lo que ha tenido que trabajar para viajar y participar en proyectos internacionales; destacó la importancia de la preparación constante, las relaciones públicas, el aprovechamiento de las redes sociales y combatir el machismo.

A través de la Universidad Tecnológica del Sureste de Veracruz, Atilano Herrera participó en esta conferencia denominada “Espacio a las Ideas. Los pies en la tierra”, con la intervención del moderador Francisco D. Cortés de AlgoritmoX.

CONFERENCIA CON JÓVENES.

LA JOVEN CIENTÍFICA

Luz Miranda Atilano Herrera de 21 años es originaria de Naranjos, Veracruz y actualmente estudiante de 6º semestre en la licenciatura de Ingeniería Aeroespacial en Universidad Popular del Estado de Puebla (UPAEP).

Antes de decidirse por Ingeniería Aeroespacial, quería estudiar Física, allá por 2018, pero por los nervios se bloqueó en los exámenes de admisión y quedó a nada de ser seleccionada, por lo que tuvo que buscar otras opciones y en tres semanas decidir el rumbo de su vida.

“Encontré en la UPAEP que les gustaba la investigación científica, yo tenía miedo de decirles a mis papás la posibilidad de una universidad privada, pero ellos decidieron apoyarme y fue por eso por que decidí estudiar ingeniería aeroespacial, no me arrepiento, de hecho, que no me aceptaran en las otras universidades fue lo mejor que me ha pasado”, comentó.

LA NASA Y POLONIA

Uno de los logros más significativos durante su carrera es el desarrollo del nanosatélite AztechSat-1 en coordinación con la NASA, el cual fue enviado con éxito al espacio.

La joven también fue aceptada en el Programa Internacional del Aire y del Espacio, que se lleva a cabo en la NASA.

“Hace un año me aceptaron para ir a un programa a Estados Unidos que se llama International Air Space Program que es un campamento espacial que se lleva a cabo en las instalaciones de la NASA, debido a que este programa es caro, me vi en la necesidad de trabajar desde agosto del año pasado hasta abril de este año y fue que surgió la oportunidad de participar como astronauta análoga en Polonia, por lo que el dinero ahorrado lo utilicé para ese programa”, relató.

De esta manera, hace unos meses, logró posicionarse como la astronauta análoga más joven en México al ser seleccionada para ser parte de la misión HECATE con el cargo de Biolab Officer y la cual tenía convenio con el Austrian Space Forum con sede en LunAres Research Station.

Fue elegida junto con otras cinco personas de Italia, Portugal, Irlanda, España y Polonia para realizar algunos experimentos sobre los efectos de la cuarentena en Lunares, en Piła Polonia.

“Trabajé para llegar aquí y lo logré a mis 21 años, no me esperé hacerlo tan joven.”

LUZ MIRANDA.

Sin embargo, la astronauta análoga veracruzana expuso que participar en proyectos fuera del país no es fácil y ha tenido que trabajar para juntar dinero para cumplir sus sueños.

“El estudiar la Universidad afortunadamente no fue un obstáculo, tuve todo el apoyo de mis padres, pero debido a que ellos se enfocan en mis colegiaturas, me veo limitada a participar en proyectos fuera del país, he tenido que trabajar vendiendo donas, manualidades, dando clases, haciendo rifas y teniendo que pedir apoyo de personas que conozco”, reconoció.

En Polonia, Luz Miranda estuvo encerrada dos semanas y se encargó del cultivo de plantas hidropónicas, así como pruebas de distintos tipos de agua y soluciones, trabajo por el cual recibió el reconocimiento del comandante de la misión por los buenos resultados que obtuvo.

“Un astronauta análogo es una persona que simula estar en una misión lunar o en marte, pero aquí se prueban cosas que sí pueden ser usadas en astronautas reales, se practica el encierro, el aislamiento, se prueban algunos aparatos, cosas de cultivos. Estos resultados los van a ocupar una investigación de la Agencia Espacial Europea”, destacó.

MACHISMO

Sin embargo, la joven científica la pasó mal al enfrentar la envidia y machismo de sus compañeros, quienes vieron cómo ella subía como la espuma y era solicitada desde México para entrevistas por sus logros.

“Durante la misión experimenté el machismo con dos personas que estaban ahí, de manera constante y me aguanté lo más que pude porque no les iba a permitir mostrarle que lo que me estaban diciendo me estaba afectando porque si no seguirían haciéndolo.”

Me hacían comentarios, así como de por qué te entrevistan tanto, ha de ser porque eres mujer, porque lo que haces no es nada extraordinario, al final uno de ellos sí se disculpó me dijo que se había dado cuenta que me había hecho comentarios que no eran y que no había sido su intención.”

De esta manera Luz comentó que pertenece a un programa que se llama embajadoras Eurekká que busca involucrar y empoderar a las niñas en las ciencias espaciales a edades tempranas para que conozcan la astronomía, la astrobotánica, cómo usar un telescopio, entre otras cosas a través de mujeres reales que les enseñan y platican sus historias de vida.

Al preguntarle cómo se ven cinco años, Luz Miranda fue realista al contestar que realmente no sabe, debido a que, en el campo laboral, muchas veces es difícil trabajar en lo que a alguien le apasiona y termina por aceptar lo primero que logra, pero espera ser feliz, realizada y haciendo lo que le gusta.


“Me faltan dos años para terminar la carrera, pero sigo descubriendo mis áreas de interés, antes quería estudiar una cosa, ahora he aprendido muchas que no pensé, sigo estudiando, preparándome y tomando cursos”, expresó.

Por último, Luz sugirió a los jóvenes a luchar por sus sueños.

“Yo hace años había visto una noticia en la tele de un mexicano que era el más joven de 21 años, la edad que yo tengo de convertirse en convertirse en astronauta análogo, yo no sabía que era eso, pero yo quería convertirme en uno, estaba en la prepa y ya idealizaba que quería hacerlo, hasta que lo logré”, finalizó.

LUZ MIRANDA.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: