investigaciones especiales

Polleros se hacen pasar por activistas para cruzar migrantes por Coatza

AGENCIAS

COATZACOALCOS, VER.-

El pasado 4 y 5 de agosto elementos de la Guardia Nacional desarticularon una banda de traficantes de migrantes que operaba en el sur de Veracruz, cuyos integrantes portaban credenciales apócrifas de la Comisión Internacional de Derechos Humanos y una placa de la FGE.

Los presuntos delincuentes se transportaban en caravanas de vehículos con placas de Tabasco, Guerrero y Nuevo León para pasar desapercibidos en los retenes y no ser detenidos, presentándose como comisionados de los Derechos Humanos.

DETENIDOS

El primer integrante de la banda fue detenido el cuatro del presente, poco después de las nueve y media de la mañana, fue José Enrique N, que iba en un coche Versa con seis personas centroamericanas, quedando a disposición de FGR dentro de la carpeta FED/VER/COATZ/0002478/2021, por el delito de tráfico de personas.

El mismo día, cerca de Coatza, son apresados Juventino N, Fernando N, Luis Alberto N y María Cristina N, que en su poder tenían a 9 ciudadanos sin documentos, un arma de fuego y una fuerte suma de dinero que trataron de ofrecer a la GN para que los dejara transitar por Coatzacoalcos.

El día cinco, es detenido Burgos, N, Isaías N, Eric N y Rosa Elia N, a quienes se encontraron numerosas credenciales de la Comisión Internacional de los Derechos Humanos, organización que tiene su cabecera en Chiapas, por lo que está en evidencia que las credenciales que portaban los polleros eran apócrifas.

SE MOVÍAN EN CARAVANAS

Pues, aunque María Cristian N fue detenida el día cuatro por la tarde, a las personas detenidas el día cinco, igual se les encontraron documentos apócrifos de dicha comisión a nombre de María Cristina N.

Estos sujetos, presuntamente, forman parte de una misma banda que se dedica a traficar personas por el sureste mexicano, con destino a Estados Unidos, se movían en caravanas para pasar desapercibidos y estaban acreditándose como supuestos defensores de los derechos humanos, cuando en realidad todo es una farsa para mentirle a las personas que confían sus vidas, y pese a ello, luego los abandonan a su suerte.

La banda criminal ya está en manos de la FGR, en la delegación Coatzacoalcos, en donde se va a determinar si se quedan o se van a la cárcel por los delitos que les resulten.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: