investigaciones especiales

Tomas clandestinas crecieron 6.6% en el primer semestre

toma clandestina de chupaductos –

Noé Cruz Serrano (EL UNIVERSAL)

CIUDAD DE MÉXICO.-

En mar, en la frontera norte y en tierra el huachicoleo no da tregua. El número de tomas clandestinas en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y operados por privados superó en el primer semestre del año en 6.6% a las registradas entre enero y junio de 2020, de acuerdo con información de la Subdirección de Salvaguardia Estratégica de Pemex entregada vía la Plataforma Nacional de Transparencia.

En los primeros seis meses de 2021, el número de tomas clandestinas totalizó 5 mil 315, es decir, 331 más que las 4 mil 984 del mismo periodo del año pasado, esto es un crecimiento de 6.6%.

En 2020, la delincuencia organizada dedicada al robo de combustibles en ductos de la petrolera estatal realizó en promedio diario 27.5 tomas clandestinas, lo que se traduce en 1.14 por hora.

En el primer semestre del año, esos mismos delincuentes ejecutaron 29.3 perforaciones ilegales por día, es decir, 1.22 por hora.

La información oficial de Pemex confirma además que en junio Hidalgo, Estado de México y Puebla siguen siendo las entidades que concentran este delito.

Esos tres estados reportan siete de cada 10 tomas clandestinas hechas por la delincuencia organizada en territorio nacional.

Además de esas tres entidades, en Michoacán, Guanajuato, Baja California, Veracruz, Nuevo León, Tlaxcala, Tabasco, Jalisco, Tamaulipas y Querétaro se detectaron tomas ilegales, en números que van de 10 y hasta 34.

ORDEÑABAN EN TABASCO.

Aunque la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) señala en su reporte diario, correspondiente al 9 de agosto, del desvío de hidrocarburos reportados por Pemex que en lo que va del año la extracción ilegal de petrolíferos promedió 4 mil barriles diarios, la actividad del crimen organizado en ductos de la petrolera sigue aumentando.

Esos 4 mil barriles diarios que los huachicoleros sustraen de la red de ductos estimada en 17 mil kilómetros representaron a la delincuencia organizada ingresos por casi 2 mil 291.9 millones de pesos en seis meses, tomando como referencia el precio promedio nacional de 19.91 pesos por litro de la gasolina regular, en los primeros seis meses del año.

El año pasado, con los mismos parámetros, pero con un precio promedio nacional de la gasolina Regular de 11.14 pesos por litro, el crimen organizado habría obtenido de una desviación de 4 mil 800 barriles diarios cerca de mil 538.8 millones de pesos.

Es decir, aunque la desviación por tomas clandestinas logró reducirse de 81 mil barriles diarios en noviembre de 2020 a 4 mil barriles en el primer semestre de este año, este delito sigue siendo redituable para los huachicoleros.

Riesgo para la petrolera.

Apenas el pasado miércoles 4 de agosto Pemex insistió en su reporte correspondiente a sus resultados financieros al primer semestre de este año que las operaciones de la empresa «están sujetas al riesgo de conductas criminales para desviar petróleo crudo, gas natural o productos refinados del sistema de ductos, incluyendo el robo y alterando su calidad».

Pemex añadió que «está expuesta a un mercado ilícito de combustibles que produce y en las tomas de sus ductos, lo que ha resultado en explosiones, daños materiales, lesiones y pérdida de vida, así como reducción por los productos robados».

Volvió a advertir que «está sujeta al riesgo de que algunos de sus empleados puedan, o sea percibido, de lo que podría ser, estar participando en el mercado ilícito de combustibles».
Incluso, reconoce que «recientemente, México ha experimentado un aumento en las actividades delictivas, principalmente por actividades de diversos grupos de la delincuencia organizada, incluyendo el narcotráfico».

Detalla que el desarrollo del mercado ilícito de combustibles en el país dio lugar al aumento en el robo y comercio ilícito de los combustibles que produce.

En respuesta, indica, el gobierno federal «ha implementado varias medidas y ha reforzado las fuerzas militares y policiacas y, por otra parte, Pemex ha establecido varias medidas estratégicas que han logrado reducir el robo y otras actividades delictivas en contra de las instalaciones».

A pesar de estos esfuerzos, añade, «este tipo de actividades delictivas continúan en México, algunas contra las instalaciones y productos de Pemex. Estas actividades, su posible incremento y la violencia asociada a ellas podrían, en un caso extremo, tener impacto negativo en la situación financiera y resultados de operación de la petrolera estatal».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: