investigaciones especiales

Los mató porque pensó que se iban a convertir en “monstruos”; usó un arpón y una estaca

Agencias

Playas de Rosarito, Baja California.-

Matthew Taylor Coleman, el hombre de 40 años, acusado de secuestrar y matar a sus hijos en Playas de Rosarito, Baja California, México, rindió su declaración ante autoridades de los Estados Unidos, aceptando que mató a los menores porque “creía que se iban a convertir en monstruos porque su esposa tenía ADN de serpiente y se lo había transmitido a los niños”.

El hombre tiene ahora una denuncia penal federal en Estados Unidos por asesinato en el extranjero de ciudadanos estadounidenses el 11 de agosto de 2021, dijo en un comunicado de prensa la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Central de California. Los fiscales dijeron en la denuncia penal que Coleman si confesó los asesinatos.

Según la denuncia penal, Coleman dijo que “creía que sus hijos se iban a convertir en monstruos, así que tuvo que matarlos”. También en su confesión reveló a los investigadores que estaba “iluminado por las teorías de conspiración de QAnon e Illuminati y estaba recibiendo visiones y señales que revelaban que su esposa poseía ADN de serpiente y se lo había transmitido a sus hijos”.

Dijo a los investigadores federales que al matar a sus hijos “estaba salvando al mundo de los monstruos”.

Reconoció haber disparado con un arpón a los niños y también movió una lanza o estaca de madera y los apuñaló con ella, según consta el documento oficial de su declaración.

Coleman le dijo al FBI que condujo a México con sus hijos en la camioneta Mercedes Sprinter de la familia el 7 de agosto. Dijo que debido a que no tenía un asiento para el automóvil, puso a su hijo menor en una caja.

Dijo a los investigadores que la mañana que mató a sus hijos, condujo hasta Rancho Del Cielo y se detuvo a un lado de la carretera. Utilizó una pistola de pesca submarina, perforando a su hija en el corazón, según la denuncia.

Dijo que cuando su hijo no murió de inmediato, “tuvo que mover la lanza, cortándose la mano en el proceso”. El agente del FBI dijo que en su mano se observaron lesiones que coincidían con su declaración.

Coleman le dijo al FBI que después de matar a sus hijos movió sus cuerpos a unos 30 metros de distancia y los puso en la maleza. Luego condujo “un par de millas” y “descartó la pistola de pesca submarina y la ropa ensangrentada cerca de un arroyo”, dijo el FBI. “Tiró ropa ensangrentada en un contenedor de basura azul en algún lugar al costado de una carretera en Tijuana, México”.

Cuando Coleman ingresó en la cárcel de Santa Ana, un carcelero le preguntó por qué tenía una tirita en la mano y él respondió que era por “lastimar a sus hijos”, dijo el FBI. Según el FBI, la policía mexicana recuperó el arma homicida, la ropa ensangrentada y una manta de bebé.

El FBI dijo que las fotos de la escena del crimen mostraban a los niños con “grandes heridas punzantes en las cavidades del pecho”, según la denuncia penal. Según documentos judiciales, los niños fueron encontrados muertos en una zanja y las imágenes coincidían con las proporcionadas por Coleman.

Los cuerpos de los menores Kaleo, el niño de 3 años fue encontrado con 17 puñaladas en su humanidad, mientras que la bebé Roxy de 10 meses fue apuñalada 12 veces, de acuerdo con lo informado por la Fiscalía General del Estado de Baja California (FGE).

LOS HECHOS

En rueda de prensa en la ciudad de Tijuana, la FGE destacó que en el lugar del hallazgo de los cuerpecitos se encontró una estaca de madera manchada de sangre.

Según la denuncia penal, Coleman dijo que “sabía que estaba mal, pero era la única forma de proceder que salvaría al mundo”. La declaración jurada no proporciona ningún otro detalle sobre las creencias de los Illuminati y QAnon de Coleman, y sus perfiles de Facebook e Instagram no incluyen ninguna publicación sobre QAnon o los Illuminati.

Abby Coleman, la madre de los niños, denunció la desaparición de su esposo y sus dos hijos a la policía en California porque estaba preocupada por su bienestar, dijo el Departamento de Policía de Santa Bárbara en un comunicado de prensa del 10 de agosto.

“El 8 de agosto de 2021, el Departamento de Policía de Santa Bárbara tomó tres informes de personas desaparecidas de una madre, quien indicó que su esposo e hijos habían estado desaparecidos durante aproximadamente 24 horas. La madre estaba preocupada por el bienestar de su esposo y sus dos hijos ”, dijo la policía de Santa Bárbara en un comunicado.

Durante la investigación, la Policía de Santa Bárbara obtuvo evidencia de que el padre y los dos niños posiblemente habían viajado a México. La Policía de Santa Bárbara ha estado trabajando directamente con la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos con respecto a esta investigación. Debido a que esta investigación potencialmente involucró la jurisdicción de otro país, el FBI es la agencia investigadora principal “.

Durante la investigación de personas desaparecidas, la esposa de Coleman le dijo al FBI que su esposo no le dijo adónde iba y que no respondía sus mensajes de texto, según la denuncia. Dijo a los investigadores que no creía que los niños estuvieran en peligro y que no pensaba que él haría daño a sus hijos. Ella dijo que no tenían problemas de relación y no discutieron antes de que él se fuera.

De ser extraditado a México, explicó la FGE de Baja California el infanticida podría enfrentar de 60 a 120 años de prisión si es declarado culpable de asesinato.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: