investigaciones especiales

Sembrando Vida está matando la Sierra de Santa Martha: ambientalista

RESERVA DE LA BIOSFERA, LA SIERRA VERACRUZANA.

/ Esmeralda Ventura /

Coatzacoalcos, Ver.-

Alberto Córdova, coordinador de proyectos de la reserva El Timbre, en Piedra Labrada, comunidad de Tatahuicapan, criticó severamente el programa federal “Sembrando Vida”, al asegurar que derivado de este proyecto morenista, han incrementado las quemas en el Cerro de Santa Martha.

“Cuando empezó Sembrando Vida casi se quema toda la sierra, porque además aquí sembrar es quemar, desaprovechar la madera, perder la riqueza de los suelos, eso es lo triste que está pasando”, manifestó en entrevista para Costa Veracruz.

Y es que los programas sociales también provocan que la gente de las comunidades se vuelva conformista.

“Están dando muchísimo dinero, ahorita muchos pobres son ricos, porque tienen el Sembrando Vida y tienen además el apoyo a los hijos, hay familias que aquí tienen 20 mil pesos al mes, qué hacen con ese dinero, pues comprarse chelas”, señaló el entrevistado.

Y agrega: “Yo soy obradorista, no morenista, pero también soy crítico y el sembrando vida está terrible.”

PRESERVAR

El músico y etnoherpetólogo lamentó que las políticas agrarias estén diseñadas para realidades muy diferentes como en la sierra de Santa Martha donde lo que se necesita es preservar.

“Porque esta zona es la fábrica de agua y ustedes mismos han visto cómo la deforestación no respeta ninguna zona, lo cual va a devenir tarde o temprano en una crisis que va a repercutir en las ciudades y en el campo”, comentó.

Señaló que reforestar es una utopía, ya que para que funcione alguien debe vigilar y cuidar el árbol siempre para que funcione y sembrar maíz es carísimo, trabajoso y usan muchos agroquímicos.

“Lo que sirve es conservar los bosques originarios porque los que se tumban ya no van a volver a ser iguales por el cambio climático”, insistió.

De esta manera, Alberto Córdova propone mantener el bosque original a través del pago por servicios ambientales como en Michoacán donde en los bosques de la mariposa monarca les pagan por conservar.

“La misma lana que se da para Sembrando Vida, que además es mucha lana y no sabemos si en 20 años esos árboles crezcan, mejor hacer un censo con propietarios de manchones de selva y darles un apoyo para conservar los suelos del bosque y el metano que producen”, manifestó.

VAINILLA Y ECOTURISMO

Asimismo, Córdova afirma que otra alternativa para no deforestar más la sierra de Santa Martha con la siembra de maíz, árboles y la instalación de potreros, es el cultivo de vainilla como lo hacían los antepasados.

“Puede ser una alternativa de mucho rendimiento económico para los productores y de conservación del bosque ya que no es necesario destruir la selva como están viendo ustedes pues crece como enredadera en los troncos de los árboles, tal como las epífitas”, expuso.

Externó que hay que volver los saberes ancestrales a la modernidad: sembrar vainilla, pimienta, hacer mermeladas con las frutas que caen de los árboles, y hacer de Piedra Labrada una zona de ecoturismo, conservarían el pulmón de esta región que representa la Sierra de Santa Martha.

“Toda esta zona puede ser de ecoturismo rural comunitario como se ha hecho en otras partes del mundo: tenemos son jarocho, grupos étnicos, sitios arqueológicos por liberar, museo de sitio por instalar y playa, no hay que meter la infraestructura, la infraestructura es la naturaleza”, enfatizó.

Por último, el también antropólogo exhortó a cambiar la perspectiva de buscar la soberanía alimenticia a través del maíz y querer competir con Estados Unidos que ya está avanzado en esta materia.

“Los gringos nos dejaron puras montañas, no se pueden sembrar, la tierra buena se la quedaron ellos; y no vamos a poder competir con Estados Unidos nunca en la vida porque son grandes campos automatizados, que les permite vendernos el producto barato”, finalizó.

ESPERAR LA COSECHA DE VAINILLA EN LA SIERRA

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: