investigaciones especiales

Ejército rastrea explosivos y drogas con binomios canófilos

En la zona sur despliegan operativos especiales en filtros de seguridad, retenes, aeropuerto y la central camionera.

/ Esmeralda Ventura /

Coatzacoalcos, Ver.-


El Teniente Mayor de Infantería D.E.M Raúl Rosendo Carrasco, vocero de la 29 Zona Militar, dio a conocer que en la zona hay ocho binomios canófilos apoyando en la detección de explosivos y enervantes en los puestos militares de seguridad, los puestos de vigilancia en los aeropuertos, las casetas y las autopistas.

En entrevista a los medios de comunicación, manifestó que, los ocho binomios canófilos están distribuidos en los cuatro batallones de la región: en el Primero de San Andrés Tuxtla, el Tercero de Minatitlán, el 45 también de Minatitlán y el 44 de Ixhuatlán del Sureste.


La mañana de este jueves, cuatro de los binomios participaron en la exhibición de adiestramiento de binomios canófilos en el campo del Tercer Batallón de Infantería perteneciente a la 29 Zona Militar en Minatitlán.

“En esta demostración participaron cuatro de ellos de raza pastor alemán, pastor belga malinois y pastor belga, son razas muy generosas, con temperamento adecuado para las actividades que realizamos”, abundó.

Raúl Rosendo expuso que el horario laboral de estos binomios es 20 minutos de trabajo por cuarenta de descanso; asimismo remarcó que están capacitados para trabajar a cualquier hora del día, ya que comen alimento de alto rendimiento porque en su actividad diaria ocupan demasiada proteína y carbohidrato.

“Actualmente disponemos de dos centros de adiestramiento; uno especializado y un centro de adiestramiento en la Policía Militar, en los cuales de manera anual aproximadamente se gradúan 300 perros”, dijo Rosendo Carrasco.

Las especialidades de adiestramiento de los perros son cinco: explosivos, enervantes, rescate, rastreo, así como guardia y protección; y también hay tres subespecialidades que son: el rastreo de fentanilo, municiones y armas, y el de papel moneda.

El militar declaró que el adiestramiento comienza desde la panza de la madre; y a los cuatro meses de acuerdo con su temperamento y perfil los canalizan a una de las especialidades mencionadas.

Posteriormente, añadió, son recluidos en el Centro de Adiestramiento de la Policía Militar entre ocho meses hasta un año, donde reciben curso básico y avanzado de obediencia.

“Ellos piensan que están jugando, no que están trabajando; nosotros le metemos la obediencia básica o avanzada con su juguete, para la búsqueda de enervantes se lo introducimos como su juguete, en ningún momento son drogados ni nada por el estilo, se emplean seudo aromas que se asemejan al producto y así es como los perros van adiestrando su olfato”, explicó.

Su vida laboral, según lo marca el Ejército, es de 10 años, pero si el animal aún se conserva en buen estado de salud, puede prestar servicio hasta los 12 o 15 años, luego, son dados en adopción. Y si se llega a lastimar, se recurre al sacrificio para evitar el sufrimiento del can.

Cabe hacer mención que, desde el terremoto en la Ciudad de México en 1985, el Ejército Mexicano vio la necesidad de emplear canes para apoyar en las actividades cotidianas que realizan, por lo que, desde esa fecha, son parte fundamental del trabajo de las Fuerzas Armadas de México.

“Sus proezas están demostradas en los sismos que han azotado al país, han localizado a personas con vida, nos facilitan mucho nuestro trabajo”, finalizó el vocero de la 29 Zona Militar.

LA CRÓNICA DE LA EXHIBICIÓN Y EL AMOR POR LOS PERROS:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: