investigaciones especiales

Detienen saliendo del hospital a porteño, presunto asesino de “El Gordo”

Agencias

Chinameca, Ver.-

Alfredo N, de 22 años, fue detenido por elementos de la Policía Ministerial al momento que salía del hospital de Oluta, tras haber sido ingresado a urgencias médicas el pasado seis de noviembre, en calidad de detenido, pues se trata de la misma persona que dio muerte a otro sujeto a las afueras del Bama de Chinameca.

Alfredo N es señalado por la Fiscalía General del Estado de haber dado muerte a Gregorio Reyes Javier, alias “El Gordo”, presunto jefe de plaza para un grupo de la delincuencia en Chinameca y Jáltipan.

Ese día, presuntamente, El Gordo andaba realizando diligencias en Chinameca, era originario de Jáltipan pero constantemente recorría la zona como parte de sus tareas de malandrín y de jefe, pero ese día fue asesinado por dos sicarios en moto.

El Gordo se transportaba en un coche tipo Versa, color Rojo, dentro del cual quedó fulminado de varios disparos en el rostro.

Los pistoleros le dispararon cuando se encontraba distraído, sin piedad, rápidamente perdió la vida, por lo que no fue necesaria la presencia de la ambulancia de la Cruz Roja.

Sin embargo, los pistoleros, al parecer inexpertos, salieron a toda prisa del sitio para escaparse, y metros adelante, impactaron la moto en la que huían contra un taxi.

El operador de la unidad, apoyado por otros taxistas, y demás pobladores que están hartos de la delincuencia, arremetieron contra los sicarios, los tomaron en vilo y les dieron una paliza.

Solo uno de los malandrines pudo escapar, tocando la peor parte a Alfredo N, originario del fraccionamiento Paraíso Las Dunas, de Coatzacoalcos, quien fue tomado en vilo por la turba de taxistas y ciudadanos que lo lanzaron a un charco de agua negras, le dieron una paliza y lo picaron con un machete.

Seriamente lesionado, fue ingresado a urgencias médicas del hospital de Oluta, en donde no pudieron hacer nada por salvarle el ojo izquierdo, ya que uno de los agresores, le picó con la punta de un machete, y le causó daños permanentes.

De hecho, la detención del sujeto, con ejecución de orden de aprehensión, no se había podido concretar ya que las lesiones que presentó, a raíz de la golpiza que le dio la gente harta de los malandrines, fueron muy profundas, y no sanaban, por lo que la orden de aprehensión le fue ejecutada al ser dado de alta del HG de Oluta.

Gregorio Reyes Javier, la víctima, cuenta con un largo historial de detención por diversas autoridades de todos los niveles, y inexplicablemente, siempre alcanza la libertad. Se presumía que al momento de su captura, era jefe de plaza de la región de Chinameca y Jáltipan.

Su última detención, fue en noviembre del 2021, a manos de la Fuerza Civil, que lo encontró con un arma de uso exclusivo de las fuerzas armadas en un intento de robo, por lo cual la Fiscalía habría logrado que lo vincularan hasta por dos años de prisión preventiva, pero inexplicablemente salió libre para seguir con sus andanzas, hasta que fue encontrado por la muerte.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: