investigaciones especiales

Universidades de AMLO, lejos de cumplir con matrícula

(EL UNIVERSAL)

CIUDAD DE MÉXICO, enero 5.-

Con 140 sedes en todo el país, las Universidades para el Bienestar Benito Juárez García (UBBJ) no han tenido el poder de convocatoria que se esperaba: algunas apenas si cuentan con 13 alumnos, como la de Yahualica, Hidalgo, o la que opera en Las Margaritas, Chiapas, que tiene 20. De hecho, hay 50 que tienen menos de 100 estudiantes, de acuerdo con datos de la institución.

El Presupuesto de Egresos de la Federación refiere que esos planteles ejercieron en 2021 un presupuesto de 987 millones 400 mil pesos, y para 2022 se incrementaron sus recursos en 102 millones 447 mil 54 pesos, para más de mil 89 millones.

De acuerdo con el Primer Informe de Gobierno del Ejecutivo federal, en 2019 había 39 mil 170 alumnos, pero los reportes más recientes de la institución refieren que al primer trimestre de 2021 esta cifra se redujo a 28 mil 87, lo que representa una disminución de 28.3% en matrícula.

Según un estudio del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), para el primer año de operación de esos planteles se buscaba atender a un total de 64 mil estudiantes y la meta sexenal es de 256 mil.

EL UNIVERSAL solicitó a la Secretaría de Educación Pública (SEP) su postura al respecto, pero hasta este miércoles no hubo respuesta.

Cada alumno de esa institución, que cuenta con 36 carreras, recibe una beca mensual de 2 mil 400 pesos, por lo que para este año se destinarán 808 millones 905 mil 600 pesos en apoyos.

En la presentación de su página de internet, la institución señala: «Esperamos consolidarnos plenamente y ser reconocidos como una opción de formación profesional a la altura de lo que demandan comunidades, pueblos y municipios a los que se empeña en servir la Cuarta Transformación de la República».

Entre las 36 carreras que se imparten en las Universidades para el Bienestar se encuentran las licenciaturas en Patrimonio Histórico, Cultural y Natural, Medicina Integral y Salud Comunitaria, Estudios Sociales, Derecho, Patrimonio Histórico, Industria de Viajes y Turismo, Formación de Docente de Educación Básica e ingenierías Ambiental para la Sustentabilidad, Energías Renovables y en Procesos Agroalimentarios.

Desde finales de 2020, el Coneval había detectado irregularidades en la matrícula de las Universidades para el Bienestar.

Su reporte Avances y retos del Programa Universidades para el Bienestar Benito Juárez García, establece que la «cobertura del programa difiere en los documentos compartidos por el Organismo Coordinador de las Universidades para el Bienestar Benito Juárez García, así como en los informes oficiales, ya que no son consistentes las cifras que se presentan respecto al total de personas que estudian en las sedes».

Carlos Ornelas, doctor en Educación por la Universidad de Stanford y académico de la Universidad Autónoma Metropolitana, campus Xochimilco, considera que las Universidades para el Bienestar representan «un proyecto que surgió de la imaginación del Presidente con el ánimo de dar cabida a los rechazados en el nivel superior. Pero la matrícula no crece, ni crecerá, porque los jóvenes buscan carreras más rentables a futuro.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: