investigaciones especiales

La triste historia de Tomás Hernández Cruz

Comentarios de café…                                                                                                                  

/ Ruperto Vázquez Ovando /

Lo conocí hace más de 25 años años, un hombre sin estudios que no sabe leer ni escribir, en aquellos tiempos a pesar de su edad (mas de 50) era un hombre que no se arrugaba tan fácilmente en el campo laboral, admirador del Ing. Lázaro Cárdenas y su hijo Cuauhtémoc,  con todas sus limitaciones académicas era un vigoroso activista dentro del PRD, lo mismo pintaba que repartía volantes, hacia reuniones con sus vecinos, marchaba del lado de precandidatos y candidatos, siempre fiel en los movimientos de izquierda, convencido de que algún día las cosas cambiarían.

Posteriormente se sumó a MORENA, es un personaje que incluso llego a ser representante de casillas siendo un analfabeta, lo mismo reunía a las personas en su colonia para los candidatos de los partidos antes mencionados, que para las participaciones con algún líder dentro de las estructuras partidarias.

Hoy yace enfermo en su casa y sus familiares claman ayuda, la esposa ha recorrido el palacio municipal y le dicen que no lo conocen, ella; una mujer humilde que igual trabaja cuando puede en alguna casa de algún conocido, es quien se encarga de proveer lo poco que consigue, el único hijo de ambos es albañil y está desempleado; Tomás ya no puede salir de su casa, ya no puede caminar y ser el activista que era antes, los personajes que los buscaban hasta su domicilio para que les juntara gente, hoy, ya no lo visitan.

Un escenario que entristece.

En algún tiempo laboró como empleado de confianza en el municipio de Coatzacoalcos, y alguien lo asesoró para que demandara al municipio, dice que su caso ya lo tiene ganado desde hace más de 4 años, desconozco si es cierto o no, el asunto es que hasta la fecha nadie le da razón y no tiene datos de su demanda laboral, solo el num de teléfono del Lic. Abel Jiménez Hernández, y según  les dice a sus familiares que por la pandemia se paró todo, espero poder platicar con el abogado porque nuestro amigo requiere en estos momentos un arreglo y no un buen pleito, requiere salvar su vida, necesita un poco de ayuda económica para su tratamiento, sus análisis y convalecencia. 

Desde este espacio  les pido nuevamente, a quienes lo conocen,  que por cierto, ya les mandé los datos donde se puedan comunicar para hacerle llegar algo de apoyo a Tomas, ¡háganlo!

Es en verdad inhumano y da tristeza saber que nadie se haya tomado la molestia mínima de preguntar por él, son muchas las personas que como Tomas les apoyaron, héroes anónimos para la mayoría de quienes no los conocen, por no haber tenido necesidad de salir en campaña o llegar de otras expresiones políticas, posiblemente no sienta compromiso o remordimiento alguno, pero para quienes lo conocen de años ahí les dejo el número de la esposa de Tomas; 921 246 2052.

Al presidente municipal no creo alguien le haya avisado, lo conozco y habría dado instrucciones inmediatamente para ser atendido, el asunto es, ¿todo lo tiene que resolver el alcalde? ¿Nadie puede aplicar un poco de sentido común?

Posdata: por el simple hecho como ser humano requiere atención, si está en nuestras manos ayudar, hagámoslo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: