investigaciones especiales

Torre Centro en Veracruz, casi listo; el edificio que ni el Presidente pudo frenar

EUM20220326SOC12.JPG
VERACRUZ, Ver. Construction/Construcción-Edificio.- La polémica Torre Centro, un edificio de 24 pisos que se ubica sobre avenida Xicoténcatl, a una cuadra del malecón, y que ha generado críticas de organismos que protegen el patrimonio histórico, cuestionamientos y disputas entre los gobiernos estatal y municipal, tiene una suspensión provisional desde enero pasado. Foto: Agencia EL UNIVERSAL/EELG

VERACRUZ, Ver. (EL UNIVERSAL).-

La polémica Torre Centro, un edificio de 24 pisos que se ubica sobre avenida Xicoténcatl, a una cuadra del malecón, y que ha generado críticas de organismos que protegen el patrimonio histórico, cuestionamientos y disputas entre los gobiernos estatal y municipal, tiene una suspensión provisional desde enero pasado, que concedió el juez cuarto de distrito sobre la clausura que impuso la Secretaría de Protección Civil y la Procuraduría Estatal de Medio Ambiente.

Además es objeto de un análisis por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que en agosto pasado conformó un comité de cinco especialistas para realizar un informe que estará listo en las próximas semanas.

Tras las críticas del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS, por sus siglas en inglés), organismo de la Unesco en México, y del presidente Andrés Manuel López Obrador, el edificio está en medio de la polémica, pero ante el cual parece que poco se puede hacer.

La imponente estructura que sobresale por detrás del faro de Venustiano Carranza, un inmueble histórico ocupado por la Secretaría de Marina como recinto naval, y que contrasta con la arquitectura de viviendas y negocios de la zona, está casi terminada, sólo le restan detalles en el exterior, instalación de servicios y decorados en el interior.

La comisión entregará en las próximas semanas el informe a Diego Prieto, director del INAH, «para ver qué podrán hacer respecto a la obra ya en curso las instancias centrales y otras autoridades competentes». Otro de sus fines es «establecer protocolos y mecanismos de actuación, para que en el futuro esto no vuelva a suceder», aseguró la antropóloga Ruth Arboleyda, quien dijo que «la Torre sienta un precedente muy grave en cuanto a la protección de lo visual y muchas otras cuestiones, como la afectación a posibles vestigios arqueológicos e históricos».

En entrevista, Arboleyda expresó su preocupación por esta obra, pues aunque «no forma parte del área protegida» por el INAH, «el área aledaña tiene limitaciones que están plasmadas en el Programa de Ordenamiento y Revitalización de Centro Histórico, que no fueron respetadas».

Al haberse ignorado, agregó, se afectó a los monumentos desde lo visual, «porque se pierde su importancia, que están alrededor. Además tenemos información de que el terreno donde se construyó necesariamente contiene tanto vestigios arqueológicos como históricos y la profundidad de los cimientos seguramente debió haber afectado, pero nunca se nos dio aviso».

La desatención

Durante meses creció el edificio, cercano a un mega hotel frente al malecón, sin autoridades que pusieran freno… hasta que el presidente Andrés Manuel López Obrador cuestionó su edificación en pleno Centro Histórico. Fue entonces cuando fue clausurada por la Secretaría de Protección Civil y la Procuraduría Estatal de Medio Ambiente, por instrucciones de un juez del Tribunal Estatal de Procedimientos Administrativos, el 12 de marzo de 2021.

La clausura se tomó como medida cautelar en tanto se resuelve la demanda de Óscar Mozo Razo, quien tiene su vivienda en uno de los costados de la Torre Centro, en el callejón José María Peña.

El demandante comprobó ante un juez que existían elementos para presumir que las grietas en su casa y los hundimientos en el piso eran provocadas por la construcción del edificio.

De acuerdo con el presunto afectado, los daños causados en su vivienda ascienden a los 10 millones de pesos, ya que la propiedad debería ser demolida para ser construida nuevamente.

Aunque hasta el momento no existe un pronunciamiento de los propietarios del edificio, en el litigio para defender la construcción participa una persona que se presentó como propietario de uno de los departamentos, el cual habría adquirido en preventa.

En enero pasado, el juez cuarto de distrito concedió la suspensión provisional sobre la clausura que impuso la PMA y la SPC en zonas de uso común dentro del edificio, en favor del propietario del edificio 9B.

La medida cautelar corresponde al amparo 1277/2021 y aunque ordenó a las dependencias retirar sellos de clausura del paso de servidumbre, acceso principal, estacionamiento, escaleras y elevadores, no permite obras para continuar con la construcción.

Primeros hechos

La constructora de la Torre Centro obtuvo los permisos municipales del gobierno del priísta Ramón Poo Gil en 2017 y la anuencia del INAH, que si bien no tiene facultades sobre el perímetro donde se construyó, dio visto bueno en su momento.

Sin embargo, la edificación comenzó en 2019, ya en el gobierno del panista Fernando Yunes Márquez. Fue hasta el 14 de junio del 2021, dos años después, que se cuestionó la legalidad con la que se realizaba la obra.

El detonante fue una declaración del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien en su conferencia del 14 de junio de 2021 soltó que la Torre Centro rompía con la imagen histórica del malecón de Veracruz.

«Eso no se debió autorizar y ojalá se remedie y se rebane legalmente, cómo dan permiso para eso ¿Y el patrimonio histórico?», dijo AMLO.

Un día después, el gobernador, el también morenista Cuitláhuac García Jiménez, aseguró que se revisaría que los permisos para la construcción del edificio se otorgaron reglamentariamente.

Las declaraciones llevaron a una confrontación con el alcalde Fernando Yunes, identificado dentro de uno de los principales grupos políticos opositores de Morena en Veracruz.

La Secretaría de Protección Civil del estado suspendió por primera vez la construcción de la Torre Centro el 24 de junio como medida cautelar, mientras se realizaban los trabajos de inspección para verificar la reglamentación de la obra.

El 19 de agosto, la Torre Centro fue clausurada nuevamente por presunto incumplimiento en permisos ambientales, pero en menos de un mes se quitaron los sellos de clausura por un amparo concedido al dueño del edificio.

La clausura impuesta actualmente se realizó el 19 de noviembre, por instrucciones de un juez del Tribunal Estatal de Procedimientos Administrativos, en tanto resuelve la demanda del vecino presuntamente afectado por la edificación.

Informe en puerta

Según el informe del INAH, Torre Centro cuenta con 24 pisos construidos, que son el total de los que se proyectaron desde el inicio, tiene una extensión de 14 mil 770 metros cuadrados que se distribuyen en área de estacionamiento, planta baja con recepción y áreas de locales comerciales; los primeros 14 pisos contarán con 54 departamentos.

Los pisos superiores se destinarán a un hotel con terraza.

José Manuel Bañuelos, director del Centro INAH Veracruz, indicó que desde agosto de 2021 se conformó una comisión multidisciplinaria «para el análisis científico y que prepara la elaboración de un informe y propuestas para poder intervenir» la construcción de la obra.

La antropóloga Arboleyda señaló que desde agosto de 2021 hasta la fecha han recopilado información «para revisar todas las disposiciones legales aplicables»; sin embargo señala que los elementos de juicio que pudo haber aportado al Centro INAH son muy pocos «por las circunstancias de que estábamos en cambio de administración».

Han revisado bibliografía y recuperado los datos arqueológicos e históricos que hay sobre el terreno donde está la torre, «sobre todo el análisis e interpretación de la información es lo que nos ha llevado más tiempo. No somos el área encargada de emitir las licencias y dar seguimiento a las construcciones de este tipo, pero sí debimos ser llamados, por lo menos el área de arqueología, para la excavación de los cimientos de una obra de esta magnitud, cosa que nunca sucedió».

Tanto Bañuelos como Arboleyda coincidieron en que la Torre Centro tiene un impacto negativo: «Ya embiste en lo visual. Independientemente de la solución a la que se llegue, la torre ya afectó», dijo la antropóloga Ruth Arboleyda.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: