investigaciones especiales

Entusiasta retorno del público a la Zona Arqueológica El Tajín

Ciudad de México; 25 abril de 2022.-

El sitio patrimonial reactivó su horario de lunes a domingo; durante el puente vacacional del equinoccio de primavera recibió 17 mil 689 visitantes

Se emprendieron mejoras en el Área de Atención de Visitantes y se instaló perifoneo en español, inglés y totonaco, para recordar las medidas preventivas de la COVID-19 al público

Tras una larga pausa de dos años, debido al impacto de la contingencia sanitaria de la COVID-19, la Zona Arqueológica El Tajín, ubicada en Papantla, Veracruz, recibió 17 mil 689 visitantes el pasado puente vacacional, enmarcado por el equinoccio de primavera.

Este ansiado regreso a la actividad en la antigua ciudad totonaca se hizo además con servicios renovados en el Área de Atención a Visitantes del sitio, bajo custodia de la Secretaría de Cultura federal, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), comentó el director de la Zona de Monumentos Arqueológicos El Tajín, al destacar la colaboración de las y los trabajadores, autoridades y ciudadanos de Papantla que han sumado esfuerzos para reactivar esta zona patrimonial.

Fue mediante el trabajo coordinado de áreas del INAH, como la Dirección de Obras y Proyectos, junto con donativos en especie aportados por el Ayuntamiento de Papantla, como se emprendieron las acciones de mejora de dicha área, durante el tiempo que el sitio permaneció cerrado.

Entre los trabajos efectuados están la instalación de señalética en las taquillas y el vestíbulo de acceso a la zona arqueológica, y de delimitadores personales en los sanitarios, adecuando así los espacios bajo las medidas de prevención dictadas por las autoridades sanitarias federales.

De igual modo, en el área de recepción al público se implementó un nuevo sistema de perifoneo, el cual permite transmitir las recomendaciones de sanidad a las y los visitantes en tres idiomas: español, inglés y totonaco.

“Estos cambios nos ayudan a ofrecer una mejor experiencia al público bajo la nueva normalidad”, destacó el arqueólogo al referirse a la exigencia ciudadana que había en Papantla para la reapertura parcial del sitio, lograda en febrero, y total, durante el equinoccio, toda vez que, son 50 las y los trabajadores que laboran en la zona arqueológica, y aproximadamente 600 las personas que dependen de ella para la venta de productos, afiches y servicios turísticos.

El Tajín fue una importante urbe cuyo apogeo se dio entre los años 600 y 900 d.C., durante el periodo Epiclásico, su abandono se extendió hacía el año 1200. En su esplendor la ciudad tuvo una población de más de 18 mil personas y abarcó mil 221 hectáreas.

Dentro del emplazamiento pueden conocerse monumentos notables por su arquitectura y simbolismo de tipo calendárico, como la emblemática Pirámide de los Nichos, y los edificios Y e I, los cuales resaltan por el uso de tecnologías poco usuales en la época mesoamericana, tales como el uso del concreto, que facilitó a los constructores levantar edificios con losas intermedias y más de dos pisos, un logro que pocas culturas de la región alcanzaron antes de la revolución industrial.

Con la reapertura de la Zona Arqueológica El Tajín no solo se contribuye a la reactivación económica, sino que también se fortalecen los vínculos identitarios entre el sitio patrimonial y la población local totonaca que la reconoce como un legado de sus ancestros y un patrimonio vivo.

El sitio abre de lunes a sábado, de 10:00 a 15:59 horas, se busca que las personas que ingresen a esta última hora puedan hacer su recorrido cómodamente en una hora y salir del lugar a las 17:00 horas.

El costo de cada boleto es de 85 pesos, con gratuidad para alumnos y maestros con credencial vigente, adultos mayores, menores de 13 años, jubilados, pensionados y personas con discapacidad. Los domingos el acceso es libre para el público nacional y extranjeros residentes en el país.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: