investigaciones especiales

Estados Unidos contribuyó en el mayor decomiso de cocaína en la historia de Ciudad de México

  • La información obtenida en Colombia por el Departamento de Seguridad Nacional de EE UU fue compartida con la policía de la capital que incautó esta semana 1,6 toneladas de la droga

CDMX; 30 julio de 2022(El País).-

La oficina del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (Department of Homeland Security) colaboró con información precisa con la policía de la Ciudad de México, lo que permitió la incautación de 1,6 toneladas de cocaína en las inmediaciones de Tepito el martes pasado. La información proporcionada por la agencia estadounidense consistió en información recabada por los servicios de información, pero nunca con hombres sobre el terreno, confirmaron a EL PAÍS fuentes de inteligencia de la Ciudad de México.

La información proporcionada contenía detalles precisos sobre el origen de la droga, el desembarco en México, la ruta de los camiones y donde iba a ser almacenada. El origen de la información se generó en Colombia gracias a trabajo de campo y una serie de llamadas interceptadas entre los líderes del cartel. Según estas fuentes, las agencias de Estados Unidos trabajan muy de cerca con la policía mexicana, proporcionando información generada fuera de México en el combate al crimen organizado.

La cocaína incautada el martes supone el mayor decomiso de cocaína en la historia de la capital mexicana. Se trata de un cargamento de 1.680 kilos de droga proveniente de Colombia y que tenía a Los Ángeles como destino final. “Esto representa un fuerte golpe a la estructura financiera de las organizaciones criminales”, dijo Omar García Harfuch, el secretario de Seguridad Ciudadana, al anunciar el decomiso. La operación se resolvió sin disparar un tiro y terminó con cuatro detenidos originarios de Durango.

El cargamento de cocaína había salido de Sudamérica por mar y llegó a México tras ser entregado en Puerto Escondido, en la costa de Oaxaca, uno de los destinos de playa más concurridos del sur del país. De ahí fue llevada en camiones hacia Ciudad de México. Una parte de la droga iba a ser distribuida en Tepito, uno de los barrios más conocidos de la capital, aunque la mayoría iba a ser entregada en la costa oeste de Estados Unidos.

El golpe “a un cartel con presencia en Sinaloa”, como se refirió Harfuch a la organización criminal, ha dejado sin 400 millones de pesos, uno 20 millones de dólares, al cartel fundado por Joaquín El Chapo Guzmán lo que podría provocar algún tipo de reacción violenta en la capital.

No es habitual que la inteligencia estadounidense comparta con la policía de la Ciudad de México información sobre operaciones de gran envergadura, que siempre elige a la Marina para ello, lo que demuestra el respeto y confianza que se ha ganado la policía capitalina al mando de Harfuch entre las autoridades estadounidenses. Fuentes de la embajada de Estados Unidos no han querido confirmar ni desmentir la colaboración alegando “que no proporcionan información sobre operativos”. Las autoridades policiales no han querido dar más información porque la operación sigue abierta y hay más camiones con droga localizados.

La presencia de las agencias de inteligencia de Estados Unidos se ha reducido significativamente en México y es bastante más discreta que en el pasado cuando ordenaba, decidían y administraban tiempos y capturas. Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador al poder, esta se ha hecho mas sutil y reducida en número, pero el intercambio de información sigue fluyendo, tal y como sucedió recientemente con la Agencia Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) y la captura del capo Rafael Caro Quintero, cuya colaboración se anunció en Estados Unidos.

La sensación entre las fuentes policiales consultadas es que el crimen organizado debe saber que México no está solo y Estado Unidos está colaborando muy de cerca dentro y fuera del país. Al anunciar el decomiso récord, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, aseguró en una conferencia de prensa que en la capital mexicana no existe impunidad ni complicidad. Además, destacó que la atención que tienen las autoridades ante los generadores de violencia. “No hay impunidad, no hay complicidad, y hay ocupación del Gobierno de la Ciudad, de la Fiscalía General de Justicia para atender no solo el tema de decomisos, la orientación que tiene todo el gabinete de Seguridad es atender los generadores de violencia y ahora en casos de este tipo donde hay un llamado o alerta se participa de manera inmediata y se hacen las detenciones”, mencionó. “La Secretaría de Seguridad Ciudadana tuvo, en este caso, una coordinación con el Centro Nacional de Inteligencia, la Defensa, la Marina (…) Se informa, se alerta que está llegando a la Ciudad de México y a partir de ahí se hace esta detención, este decomiso y las detenciones que vienen asociadas”, resumió Sheinbaum.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: