investigaciones especiales

Juez dejó libres a detenidos de Jesús Carranza

Acayucan

Las cuatro personas que fueron detenidas la madrugada del miércoles en Jesús Carranza, acusadas por la Policía Ministerial de Coatzacoalcos por diversos delitos de alto impacto, quedaron libres durante la audiencia de control de detención en este distrito judicial, luego de que se acreditara que fueron víctimas de tortura, golpes, humillaciones y siembra de delitos por parte del personal de la Fiscalía General del Estado.

La defensa de los cuatro inculpados informaron que el juez del caso, no aprobó el control de detención para las cuatro personas que fueron llevadas por la Policía Ministerial, ante las graves faltas a los derechos humanos, entre los que resalta tortura, malos tratos, incomunicación, violaciones al debido proceso, entre otros.

La finalidad de la Fiscalía General del estado, al menos de su personal en Coatzacoalcos, que comanda el delegado de la PM, José Wong Reyes, era incriminar a las personas que cuidaban el rancho El Tapatío, propiedad de Jhovany Aguirre Benítez, alias El Gallo, actualmente preso en un penal federal por delitos que le fueron inventados también por las autoridades de la CDMX que seguían consigna de Álvaro Sánchez Sánchez, jefe de una estructura delictiva que opera en el sur del EDOMEX y en el norte de Guerrero, con el trasiego de droga y secuestro selectivo.

En Veracruz, Álvaro Sánchez o El Tartamudo, también tiene compradas autoridades y su propósito era destruir a El Gallo porque El Tartamudo no soportó que El Gallo, empresario ganadero, no hubiera querido colaborar con él en su negocio de tráfico de drogas de Centroamérica a Estados Unidos, mediante la línea de transporte que usa El Gallo para mover sus animales desde Benemérito a Querétaro.

En una denuncia a la FGR, Guardia Nacional y Fiscalía de la CDMX, El Gallo señala que fue blanco de una trampa por parte de Álvaro Sánchez, quien se valió de autoridades corruptas para sacarle una orden de aprehensión, su plan era que la policía lo detuviera y se lo entregaran, para matarlo, pero su plan no se consumó.

Fue así que El Álvaro ordenó a la policía a su sueldo sembrarle droga y un arma, a cambio de una importante suma de dinero.

Desde hace un año, El Gallo está en la cárcel, y ahora, el mismo personaje, manipuló a las autoridades de la Fiscalía General del Estado en la zona sur de Veracruz para acosar al personal de El Gallo en su rancho, en el poblado de Suchilapan.

Fue gracias a la pronta intervención de su familia, así como de familiares, que se dio a conocer el caso que en cuestión de horas estaba en toda la agenda informativa de Veracruz. Fue así como se logró la libertad de Laura Pedraza Gómez, cocinera; Madaí Hernández Agustín, secretaria de el rancho El Tapatío; Miguel Ángel Damián Herrera y Jesús Pineda González.

A estas personas se les fincaron delitos por privación ilegal de la libertad, delitos contra la salud, un cuerno de chivo, un arma corta, así como un vehículo con reporte de robo.
El juez al escuchar las imputaciones de la Fiscalía, así como el contraste de lo dicho por la defensa y testigos y la Fiscalía, al juez no le quedó de otra más que no legalizar la detención y desechar el caso.

Las cuatro personas salieron libres, muy contentos, celebrando que se hizo justicia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: