investigaciones especiales

El comportamiento del salario mínimo general en México

CDMX, 3 septiembre de 2022(el Economista).-

En los últimos cuatro años, el salario mínimo ha incrementado de manera sustancial después de haberse mantenido estancado por muchos años. Las autoridades aseguran que la política de recuperación salarial puede sostenerse sin impactos adicionales en la inflación.

Hasta el 2017, el salario real se mantuvo estancado debido a la política de contención que diferentes administraciones implementaron. El argumento para mantener bajos los salarios mínimos fue que esta política era favorable para mantener la inflación bajo control.

Pese a ello, desde 2018 se iniciaron los incrementos en el salario mínimo como parte de la política de recuperación salarial. Desde entonces, el salario mínimo real se ha incrementado 26%, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social.

Al último corte, México presenta un salario mínimo nominal de 172.9 pesos diarios y real de 143.4 pesos diarios.

Según la encuesta de Rankmi, el 31% de los trabajadores opina que los incrementos salariales deben realizarse con base en la inflación y otro 32% considera que estos ajustes deben tomar como base el desempeño de cada colaborador.

Lo que sí es un hecho, expone Felipe Cuadra, es que a medida que las condiciones del mercado cambian, los elementos que los colaboradores priorizan en el trabajo también se transforman. Esto implica un reto en la retención del talento, agrega el especialista. “Cuando la inflación y el aumento de los costos de vida empiezan a afectar el bolsillo de las personas, si no hay la oportunidad de corregir eso en sus organizaciones actuales, van a mirar hacia otro lado”.

Para Felipe Cuadra, esta demanda de incrementos salariales que se observa en todo Latinoamérica se vincula con otro dato importante: la insatisfacción con el sueldo actual. De acuerdo con el reporte, sólo el 42% de los trabajadores en nuestro país está satisfecho con su remuneración.

“No todo el mundo está satisfecho con su salario. Cuando tú preguntas por qué están insatisfechos, depende mucho del contexto, pero hoy las personas están insatisfechas en gran medida por un contexto de inflación, porque han visto que los costos de vida suben y que el salario no los acompaña. Pero, además, en todo momento hay una percepción de que no se recibe un ingreso acorde a lo que se aporta, esa es la segunda cosa más fuerte que estamos viendo”, señala.

En ese sentido, el ejecutivo expone que hoy los colaboradores quieren que a mayor esfuerzo y mejores resultados, los salarios crezcan. Sin embargo, aunque esto en la práctica suena lógico, el especialista reconoce que es complicado de implementar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: